Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell aumenta las inversiones sólo un 5,7% y el gasto corriente crece el 1 2,8%

Camps presenta unos presupuestos "predecibles" que revelan su escasa capacidad de maniobra

Si los presupuestos constituyen la expresión cifrada de la voluntad política de un gobierno, las cuentas de la Generalitat para 2007, que ascienden a 12.893,43 millones de euros, revelan la escasa capacidad de maniobra del Consell. La nómina de los funcionarios, las facturas corrientes, y las transferencias para pagar servicios concertados, los denominados gastos corrientes, consumen el 84% del gasto previsto y crecen un 12,8% en relación con el año anterior. Las inversiones directas y las transferencias de capital para ejecutar obras representan el 13% del gasto previsto y crecen apenas un 5,7%.

Universidad y Educación Superior pasan de 586 millones de euros a 734 millones

Los gastos de protección y recuperación del paisaje pasan de 45 a 61 millones

Gerardo Camps, consejero de Hacienda, definió ayer el presupuesto de la Generalitat para 2007 como "predecible". Las restricciones impuestas por el acuerdo de estabilidad presupuestaria alcanzado con el Gobierno y los ejecutivos autonómicos y, sobre todo, el calibre del gasto corriente, impiden las florituras. El alza de la nómina de los empleados públicos por encima del 11% y de las transferencias para cubrir los gastos corrientes derivados a terceros por encima del 17% consume 1.100 millones de euros. Las inversiones, sin embargo, sólo crecen 90 millones de euros. Las cuentas del año electoral apenas recogen algunos gestos simbólicos al disparar los gastos para cooperación internacional o para recuperar el paisaje.

- El gigante sanitario. El área de Sanidad consume 5.089 millones del presupuesto total, el 40%, y su dotación presupuestaria crece algo más del 10% respecto al ejercicio anterior. La nómina se dispara por encima de los 2.000 millones de euros, un alza del 14%, como consecuencia del acuerdo de carrera profesional alcanzado con el personal sanitario. Las compras de material también crecen un 15% hasta situarse por encima de los 1.550 millones de euros para ajustarse a la factura real.

La factura del gasto farmacéutico consume otro largo 20% del presupuesto de Sanidad y crece un 10% para situarse por encima de los 1.110 millones de euros.

Resulta sorprendente que el conjunto de las transferencias corrientes, que cubren los gastos de farmacia y los servicios concertados, se cifren en 1.229 millones de euros para 2007 cuando la ejecución del presupuesto actual a mes de septiembre ya eleva esa partida a 1.329 millones de euros.

El capítulo de inversiones en Sanidad (207 millones de euros) se concentra en asistencia sanitaria (185 millones) y lo consume en su inmensa mayoría la construcción del nuevo Hospital de La Fe en Valencia.

- Ajustar la Educación. El presupuesto de Educación crece un 16,4% y alcanza los 3.213 millones de euros. Al igual que en las cuentas de Sanidad, el alza persigue adaptar los números a la situación real, como revela el alza de un 47% en el capítulo de gastos corrientes y compras de material. La nómina del personal docente, que todavía no ha alcanzado un acuerdo de carrera profesional, y los conciertos educativos consumen casi el 90% del presupuesto total.

En el área de Educación el grueso de las inversiones se encomiendan a la empresa pública Ciegsa, cuyo capítulo de inversiones para 2007 alcanza los 176 millones de euros.

- Universidad. El presupuesto de la Consejería de Empresa, Universidad y Ciencia (964 millones de euros) crece por encima del 20% en relación con el ejercicio anterior. El grueso del alza corresponde a las partidas de Universidad y Educación Superior que pasan de 586 millones de euros a 734 millones en 2007. Los fondos para política industrial, que deberían financiar los planes de competitividad sectorial impulsados desde la consejería, crecen apenas un 10% pero dan más cuerpo a las transferencias corrientes, que pasan de 42 a 63 millones de euros.

El consejero de Hacienda anunció un enorme crecimiento de la inversión en I+D+i a lo largo de 2007 y aseguró que alcanzará el 1,3% de la riqueza regional, pero evitó detallar las partidas que sustentarían ese alza.

- Dos gestos. Gerardo Camps subrayó el desmesurado alza que registran los fondos públicos para cooperación internacional que pasan de 30 millones de euros en 2006 a 65 millones en 2007. Al duplicar la partida para cooperación internacional en el último año de la legislatura, "se cumple la promesa electoral" de elevar la partida al 0,7% del producto interior bruto valenciano.

A pesar de su pesado engranaje, el presupuesto de Presidencia apenas suma 133 millones de euros para 2007. De modo que el alza de la partida de cooperación dispara el crecimiento de los gastos de presidencia al 38%

El segundo gesto corresponde al área de Territorio y Vivienda, que eleva un 35% los gastos previstos para protección y recuperación del paisaje, cuya dotación pasa de 45 a 61 millones de euros, en detrimento de la partida prevista para vivienda y proyectos urbanos, que baja de 144 millones de euros a 124 en los presupuestos para 2007, un cambio de prioridades que también tiene resonancia electoral.

- ¿Inversiones? Gerardo Camps se permitió cifrar en más de 5.000 millones de euros el volumen de inversiones previsto en territorio valenciano a lo largo de 2007. Pero tuvo que recurrir a las previsiones de gasto de las grandes compañías eléctricas y de todas las empresas públicas de la Generalitat para acercarse a esa cifra. El área de Infraestructuras y Transporte, la consejería inversora por excelencia, eleva su presupuesto poco más del 3%. Las inversiones reales directas, con una dotación en 2007 de 443 millones de euros crecen 14 millones de euros respecto a 2006, otro exiguo 3% en comparación con el alza del 12% del total del presupuesto.

- Justicia. El alza de los gastos del área de Administración de Justicia consume el grueso del alza de un 19% del presupuesto total de la Consejería de Justicia, Interior y Administración Pública, que pasa de 248 a 297 millones en 2007.

La partida para inversiones reales crece un notable 75%, pero sólo hasta los 21 millones de euros. También crece de forma notable la nómina del personal de inspección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006