Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Mateo Díez reivindica la experiencia de la palabra

Una habitación con el cuerpo sin vida de la tía Julia. Éste es el recuerdo de niñez del escritor y miembro de la Real Academia Española Luis Mateo Díez sobre la experiencia del silencio, algo que le aterrorizaba, frente a su reverso, la palabra, "eso tan útil, misterioso e imprescindible". El autor de La piedra en el corazón repasó ayer su experiencia personal con las palabras a través de un relato leído durante la ceremonia de clausura e inauguración de los másteres de Cultura y Comunicación de Santillana Formación, celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

A su recuerdo de niñez le siguió el de adolescencia, en el bar de su tío, donde, durante una partida de mus, un legionario le abrió de nuevo los ojos como platos a la palabra que rompe un silencio. "África", dijo aquel hombre, y esa palabra comenzó a existir para él, ya que "era la voz más preciada porque suscitaba mayor sugestión". Y en ese momento decidió que él también quería transmitir esa carga de "insondable emoción y experiencia".

Tras su relato personal, Mateo Díez defendió la palabra escrita, con la que se debe "dialogar": "Cuando leo una novela la estoy reescribiendo", dijo en la ponencia que enmarcó la entrega de diplomas de los másteres en Edición, MBA de Empresas e Instituciones Culturales y MBA en Empresas de Televisión impartidos por Santillana Formación con la Universidad de Salamanca. En el acto intervinieron también el rector de esta universidad, Enrique Battaner, y el director general de Santillana Formación, Carlos Arroyo, que explicó que la pretensión de esta oferta formativa es responder a "la permanente necesidad de aportar a la sociedad profesionales en el ámbito de la cultura y la comunicación que ejerzan su trabajo con calidad, rigor y solvencia empresarial".

Los tres másteres han reunido a alumnos de Brasil, Chile, Ecuador, España, Francia, Puerto Rico y Venezuela, y para la próxima edición se les unen nuevos países, Italia y Portugal, entre otros. Estos posgrados, realizados en colaboración con importantes empresas del sector, tratan de combinar "el saber universitario con la experiencia profesional", aseguró Arroyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006