Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi el 43% de los inmigrantes vive en Euskadi en situación de pobreza

El presidente del Consejo Económico y Social calificó ayer de "inquietantes" algunos de los datos de la memoria de 2005, que vienen a demostrar que el crecimiento económico de la comunidad autónoma no va acompañado del mismo ritmo de crecimiento social. Uno de ellos es el elevado nivel de precariedad económica en los inmigrantes.

La memoria del CES, cuyo contenido fue aprobado por consenso de todas las partes, subraya que los principales factores que van a condicionar el futuro son, "la gestión de la inmigración, la I+D+i [investigación, desarrollo e innovación) y y la formación".

Lafont ve preocupante que en Europa no se haya encontrado todavía una respuesta razonable a la gestión de la inmigración y, en su opinión, este hecho esté creando problemas locales. La memoria recoge datos del Eustat para apuntar que a los 72.767 inmigrantes empadronados deben sumarse otros tantos en situación administrativa irregular, "con lo que la cifra real de personas inmigrantes en Euskadi asciende a más de 140.000, el 6,8% de la población vasca".

A renglón seguido el informe detalla que el 19,9% de esas personas sufre de "pobreza de acumulación" y otro 23% de "pobreza de mantenimiento"; es decir el 42,9% del total de inmigrantes, lo que supone más de 60.000 personas.

Lafont resaltó la importancia de la ciencia y la tecnología y apostó por buscar la comparación con otros países de la UE, entre ellos, "algunos de los que acaban de entrar y que vienen con una nivel de formación extraordinario y con unas ganas de investigación formidables".

Además de constatar que Euskadi registró en 2005 crecimiento vegetativo positivo por primera vez en 18 años, la memoria del CES resalta los buenos datos de crecimiento económico, aunque observa perdida de impulso en el sector industrial y en el mercado laboral. Por otro lado, reclama medidas para conciliar la vida laboral y familiar y mayor atención a las personas mayores dependientes, y pide un mayor gasto público en educación y cultura y más recursos públicos a I+D.

Para el presidente del CES es preocupante que la mayoría de los grandes museos vascos hayan bajado el número de sus visitantes, desde el de Bellas Artes de Bilbao, hasta Chillida-Leku, pasando por San Telmo o el Acuario de San Sebastián. "Somos de las comunidades autónomas de Estado que menos invertimos en cultura, y es muy fácil desculturizar una sociedad", avisó.

También criticó al Ejecutivo por dedicar sólo el 3,8% del PIB a la educación, cuando en el resto de España la media es del 4,3% y en la Europa de los 25 se destina el 5,2%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de octubre de 2006