Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Balza acusa al Ararteko de verter acusaciones falsas en una resolución

El consejero de Interior, Javier Balza, tachó ayer en el Parlamento de "falsas" las acusaciones de irregularidades contra la Ertzaintza contenidas en una resolución del Ararteko sobre el caso de una detención. Balza, que después consideró necesario reunirse con el titular del Ararteko, Iñigo Lamarka, usó un tono muy duro con él en su larga comparecencia, pedida por Aralar."La ley es también para el Ararteko", dijo el consejero, tras calificar de "inadmisible" realizar "imputaciones de enorme gravedad" a través de una resolución repleta de "fallos", lo que consideró una "irresponsabilidad". Balza acusó al Defensor del Pueblo vasco de haber "despreciado" los argumentos y las explicaciones verbales y por escrito que le fueron ofrecidas por Interior.

Interior nunca recibió el texto por el que el consejero comparecía en la Cámara

El consejero reprochó que el Ararteko juzgue irregular una detención por no haberla comunicado a los padres del arrestado. "Se trataba de un mayor de edad y de todos modos, aún sin obligación, se les informó al día siguiente y se les permitió entregar ropa y enseres", explicó. La resolución del Ararteko es de julio, pero Balza aseguró que su departamento no la ha recibido nunca y que sólo la conoce por la prensa. "Hay que ir a la página web de la institución y pinchar en 'Notas de prensa' para verla", reprochó.

El consejero negó también que su departamento se haya resistido a colaborar con el Defensor y esgrimió los dos documentos enviados y las dos reuniones mantenidas con su oficina sobre el caso. "Lo que no exige la colaboración es opinar igual que el Ararteko y su equipo. No nos ha creído y ha preferido creer a otros", dijo.

Balza rebatió también que la supuesta tardanza de su departamento en enviar una prueba pedida por la Audiencia Nacional o en responder al Ararteko hayan motivado que el denunciante pasase dos años en prisión. El arrestado, Andoni Beroiz, se hallaba pendiente de otros dos sumarios, por un ataque contra la comisaría de la Ertzaintza en Amorebieta y el incendio de cuatro vehículos, precisó Balza. "Y cuando el Ararteko inició el procedimiento ya estaba en libertad", añadió.

Los hechos se remontan a 2002, cuando Beroiz fue detenido por la Ertzaintza por su presunta implicación en un caso de kale borroka. Tras pasar dos meses en prision, fue puesto en libertad y vuelto a detener a la semana por orden de otro juez y en una investigación que no era de la Ertaintza, basándose en acusasiones de otros detenidos. Balza cree que se le relacionaba con la construcción de un zulo para almacenar explosivos en Galdakao.

Beroiz adujo que el día que se le situaba en Galdakao sufrió un accidente de tráfico en Álava y pidió a la Audiencia Nacional que solicitase a la Ertzaintza el atestado, que ésta habría tardado tres meses en mandar. Balza desmintió esta tardanza: aseguró que la petición llegó el 1 de febrero de 2005 y el atestado se remitió ocho días después.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de octubre de 2006