Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La campaña electoral en Cataluña

Saura presenta a ICV-EUiA como garantía de la "independencia" del Gobierno catalán

El candidato ecosocialista promete que desplegará el Estatuto de forma "contundente"

Si todas las formaciones políticas se dieron ayer por la tarde una tregua en sus batallas electorales para ver el partido entre el Barcelona y el Real Madrid, la maquinaria electoral de la coalición Iniciativa Verds-Esquerra Unida (ICV-EUiA) no descansó. Sobre todo porque se trataba de acudir a Lleida, un terreno que los ecosocialistas quieren trabajarse a fondo, pues en las anteriores elecciones autonómicas se quedaron a las puertas de conseguir un diputado. La familia rojiverde, pues, pondrá toda la carne en el asador para arañar los cerca de 3.000 que les faltan para que el número uno de las listas por Lleida, Francesc Pané, consiga ocupar un escaño en el Parlament.

A pesar de a cita futbolística, la coalición reunió a más de un centenar de seguidores en el River Café de la capital del Segre. Allí, Saura contestó a la carta blanca que el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ofreció el pasado sábado a José Montilla con vistas a los pactos poselectorales que más convengan al candidato socialista.

Saura erigió a su coalición en la voz de la "independencia" de un eventual Gobierno tripartito respecto del Ejecutivo central, en un momento en que los grandes rivales de Montilla le acusan de estar a las órdenes del PSOE y de Zapatero. "Nosotros no necesitamos el permiso de nadie para decidir nuestra política", sentenció el candidato de ICV-EUiA, quien alertó de que "quien da permisos también los puede retirar".

De nuevo, Saura aplaudió el trabajo hecho por el Gobierno de la alianza de izquierdas, repasó todos y cada uno de sus logros -la Ley de Barrios, el Pacto Nacional por la Educación, la Red Natura 2000, la Ley de Incompatibilidades de Altos Cargos-, y llamó a prolongarla para "culminar" el cambio iniciado en 2003 con la aprobación de la ley de acceso a la vivienda y la de servicios sociales, dos proyectos que no vieron la luz por el final precipitado del Ejecutivo tripartito.

Por la mañana, el líder ecosocialista se desplazó al parque de la Ciutadella. Ante el Parlament, flanqueado por los que fueron los protagonistas ecosocialistas en las negociaciones del Estatuto, Dolors Comas, Jordi Miralles, Jaume Bosch, Jordi Guillot y Joan Herrera, Saura se comprometió a iniciar de forma inmediata el despliegue de la nueva carta autonómica, haciendo hincapié en el desarrollo del título de derechos y deberes, del que ICV-EUiA fue el gran artífice. En esta dirección, el candidato de la familia rojiverde apostó por articular las bases del sistema político catalán basándose en lo que establece el nuevo texto legal y por "modernizar institucionalmente" reglamentos como la Ley del Parlament, entre otras.

Saura presentó a la coalición que lidera como la única "garantía" del despliegue íntegro y "contundente" del Estatuto, frente a un PSC "supeditado" a los mandatos de la calle de Ferraz, a una Esquerra Republicana (ERC) y un Partido Popular (PP) que votaron en contra, y a una Convergència i Unió (CiU) que nunca vio con buenos ojos el título de derechos y deberes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2006