La policía acusa al presidente israelí de violar a varias colaboradoras

La policía israelí tiene pruebas de que el presidente del país, Moshe Katsav, ha violado a varias mujeres que trabajaban para él. El fiscal general del Estado israelí, Meni Mazuz, reunido ayer con varios investigadores policiales que trabajan en el caso, decidió recomendar la imputación del jefe del Estado hebreo por presunta violación, según informó ayer la propia policía.

Mazuz es el único competente para tomar la decisión de imputar a Katsav, acusado de acoso sexual, escuchas electrónicas ilegales y concesión de amnistías a cambio de dinero. La policía también ha reunido pruebas que podrían permitir acusar al presidente israelí de fraude y mala conducta en casos de amnistías otorgadas supuestamente a cambio de dinero. Además, continúan las investigaciones sobre la presunta obstaculización de la investigación y las supuestas amenazas proferidas contra una de las testigos.

Katsav ha negado en repetidas ocasiones todos los cargos, aunque afirmó que, de ser acusado, probablemente tendría que dimitir. El poder ejercido por el presidente israelí es meramente simbólico, pero es considerado una figura unificadora para una sociedad muy fracturada. Las acusaciones de acoso sexual provienen de cinco mujeres que afirman que fueron asediadas cuando Katsav era ministro, pero también después, tras acceder a la presidencia en 2000. Las denuncias de otras cinco mujeres no han sido investigadas debido a que los delitos podrían haber prescrito. El escándalo comenzó en julio pasado, cuando una antigua empleada le acusó de obligarla a mantener relaciones sexuales con él bajo la amenaza de despedirla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50