Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de la inmigración irregular

Un juez censura al Gobierno por repatriar a un menor marroquí sin garantías legales

El marroquí Bouadbid Ettair, de 17 años, ya no tendrá que volver a su país de origen. Como deseaba, podrá quedarse aquí, al menos por el momento. El juez de lo contencioso administrativo número 14 de Madrid acaba de decidir que la resolución de repatriación que dictó la Delegación del Gobierno no cumplía con las garantías legales, y la ha anulado.

El magistrado señala en su sentencia que todos los menores inmigrantes, a pesar de que no lo recoge expresamente la Ley de Extranjería, deben tener derecho a un abogado en los procesos para devolverlos con sus familias, lo que de hecho no está ocurriendo en ningún lugar de España. La sentencia afirma que resulta "claramente discriminatorio el hecho de que dicha asistencia se conceda a cualquier extranjero mayor de edad y sin embargo pretenda negarse o no se facilite a los menores extranjeros no acompañados". La figura del abogado se considera esencial para garantizar que los menores sean oídos correctamente en el procedimiento.

El juez indica también que la resolución de repatriación se la tenían que haber comunicado a Bouadbid personalmente. Lo habitual es que la Delegación del Gobierno notifique la decisión a la comunidad autónoma, que tiene la tutela del menor, y que ésta no le informe. Los chicos sólo se enteran cuando llega la policía a buscarlos para enviarlos a su país.

Recientemente, otro juez de Madrid dio la razón a la Delegación del Gobierno en un caso similar.

En 2005 fueron repatriados 61 menores; en los nueve primeros meses de 2006 ya se ha reagrupado a 97. La decisión final es del Gobierno central, no de las comunidades autónomas, pero sólo se está llevando a cabo en algunas regiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 2006