Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián gastará 3,9 millones en su sexto puente

El Ayuntamiento de San Sebastián aprobó ayer el proyecto de ejecución del sexto puente sobre el río Urumea, que finalmente costará 3,9 millones de euros y estará terminado en 2008, según explicó el alcalde, Odón Elorza. La nueva pasarela, que financiarán a partes iguales el consistorio y la Diputación de Guipúzcoa, sustituirá al actual Puente de Hierro, en el linde entre los barrios de Amara y Riberas de Loiola.

El sexto puente medirá un total de 85 metros y contará con cuatro carriles de circulación, frente a los dos actuales, una acera de tres metros, otra de 1,25 y un bidegorri. El diseño, ideado por la empresa Arenas y Asociados, prevé colocar una viga de acero y una marquesina de cristal a un lado, mientras que enfrente lucirá una viga de hormigón arqueada, detalló Elorza.

La futura pasarela será el punto de entronque con la autovía del Urumea. Por ella circularán los vehículos que salgan de la ciudad, mientras que la entrada se habilitará por el paseo de Vizcaya y la calle Eustasio Amilibia.

El nuevo puente discurrirá paralelo al ferroviario, que cuenta en la actualidad con dos vías para los trenes ordinarios. A ellas se sumará otra plataforma para permitir la entrada del tren de alta velocidad en la estación de Atocha, una obra que debe concretar Renfe.

La adjudicación de las obras del sexto puente se formalizarán en unos tres meses, con un plazo de 13 meses, por lo que está previsto que entre en servicio en 2008. Es probable que estos trabajos coincidan en el tiempo, al menos en parte, con la construcción del quinto puente, que unirá el hotel Amara Plaza con la nueva zona de pisos de Aldunaene.

El Ayuntamiento espera contar dentro de cuatro meses con el proyecto de ejecución de esa quinta plataforma, que llevará el nombre de Lehendakari José Antonio Aguirre y costará algo más de cuatro millones de euros. El consistorio había previsto empezar a levantar este puente en 2005, pero el primer concurso convocado para su construcción quedó desierto, por lo que los planes municipales se retrasaron.

Viviendas tasadas

Por otra parte, el concejal donostiarra de Urbanismo, Jorge Letamendia, explicó que los ciudadanos que quieran entrar en el sorteo de viviendas tasadas tendrán que disponer de unos ingresos mínimos anuales de 20.000 euros, según la ordenanza municipal que ha elaborado el equipo de gobierno (PSE y EB) y que regulará este tipo de pisos.

En cuanto a los ingresos máximos, el edil detalló que se fijarán en 43.300 euros en el caso de las viviendas tasadas de régimen especial. Para las de régimen general quedará establecido en una cantidad que oscilará entre los 46.200 y 50.000 euros y que deberá concretar la corporación, ya que hay disparidad de opiniones entre los grupos. Letamendía espera, en cualquier caso, que la oposición apruebe la ordenanza en el pleno de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de septiembre de 2006