Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un órgano consultivo nacido hace más de 20 años

El Consejo Escolar del Estado nació en 1985 -con la Ley Orgánica de Derecho a la Educación (LODE)- para ser la voz, pero no el voto, de los sectores que participan en la enseñanza. Este órgano consultivo, cuya nueva presidenta es desde el pasado viernes Carmen Maestro, tiene además funciones de asesoramiento sobre los proyectos de ley o reglamentos que dicta el Gobierno.

Este organismo tiene un presidente (nombrado a propuesta del Ministerio de Educación), dos vicepresidentes, los distintos consejeros y un secretario general. En total hay 82 miembros, pero la reforma del Consejo Escolar que ha puesto sobre la mesa el ministerio prevé que lleguen hasta 108.

Además de los 17 presidentes de los consejos escolares autonómicos, la reforma incluiría cuatro miembros de las entidades locales, uno de las organizaciones de mujeres [no especifica de cuáles], otro del Instituto de la Mujer y dos más pertenecientes al apartado "personalidades de reconocido prestigio en la erradicación de la violencia de género", y que se sumarían a los 12 que ya están incluidos bajo este epígrafe.

Profesores y patronal

De momento, los profesores tienen en el Consejo Escolar del Estado 20 representantes; los padres de alumnos, 12; los alumnos, 4; el personal administrativo, 4, y los titulares de los centros privados, otros 4. Las centrales sindicales, las organizaciones patronales y los representantes de las Universidades también están representados. Por último, el Consejo Escolar incluye a 12 "personalidades de reconocido prestigio".

Una de estas personalidades es Rosa de la Cierva, secretaria de la Provincia Eclesiástica de Madrid y que es también uno de los 20 miembros de la comisión permanente del consejo. "El sentir general dentro de la comisión permanente es que el Ministerio de Educación tenía que haber hablado con nosotros antes de emprender cualquier reforma", afirma De la Cierva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2006