Reportaje:

El Árbol echa raíces en Castilla y León

Cajas y empresarios de la región se hacen con el control de la cadena de supermercados

Seis cajas de ahorro regionales integradas en la sociedad Madrigal, junto a un grupo de empresarios y varios directivos de la compañía, han apostado por El Árbol al adquirir este grupo de distribución, por algo más de 50 millones de euros, al fondo de capital riesgo CVC Capital Partners. La operación pone fin a unas negociaciones que han durado casi dos años.

La cadena no descarta nuevas aperturas de establecimientos en comunidades autónomas donde su presencia hoy no es importante
El cambio accionarial no supone una modificación de la estrategia del grupo. Como primera medida se plantea elaborar un plan hasta 2010

Junto a los grandes grupos franceses de hipermercados -como Carrefour o Alcampo- y las firmas de descuento alemanas -Aldi, Lidl o Plus-, una parte de las grandes cadenas de supermercados españolas, aunque están implantadas por todo el país, cuentan con unas regiones como sus zonas de referencia. En esta línea, Mercadona se asocia con la Comunidad Valenciana, Caprabo con Cataluña, Eroski con el País Vasco o Gadisa en Galicia. Supermercados El Árbol, aunque tiene presencia en la mayor parte de España, dispone del 50% de sus 400 establecimientos en Castilla y León, casi un centenar, y en Asturias, 109 tiendas.

La cadena de supermercados El Árbol se convirtió, en los años noventa, en punto de partida para la expansión en España del grupo holandés Unigro. Una serie de dificultades puso a la cadena en manos de Laurus y, luego, del grupo francés Casino para pasar finalmente, en 2002, el 80% de su capital al control de CVC Capital Partners. El restante 20% se mantuvo en manos de los directivos de El Árbol, con su presidente, José María Vara, y su director general, Juan Pascual, a la cabeza.

Bajo el control del fondo de capital riesgo, el grupo ha procedido a un proceso de reorganización interna con un ajuste de los establecimientos. Esta política supuso el cierre de una serie de tiendas, pero también la mejora y la compra y apertura de otras con la idea de mantener un gran grupo en el segmento de los supermercados, aunque también con presencia en el maxi descuento.

Desde la perspectiva financiera, el grupo logró inicialmente un equilibrio gracias a una reducción de su capital social, algo que se ha mantenido gracias a los resultados de explotación. El saldo final de ese proceso se ha traducido en un grupo con una facturación cercana a 700 millones de euros. Cuenta igualmente con importante presencia en Galicia, Extremadura, Cantabria, Murcia y Almería.

En el proceso de reflotamiento de la empresa, los ejes de la actividad del grupo se han basado en tres ejes: una potenciación de las marcas nacionales, la promoción de los productos regionales allí donde se hallan más implantadas y los productos con marca propia.En esta misma línea, se han potenciado los productos frescos y, sobre todo, una política de marketing muy directo con el cliente a través de su tarjeta de fidelización. Esta tarjeta cuenta en la actualidad con más de 800.000 clientes que la activan, al menos, una vez al mes y donde se hallan más de 800 millones de registros que ofrecen una información muy específica de la evolución y las tendencias de la demanda de cada cliente.

Por su importante presencia en la comunidad castellano- leonesa, desde las esferas de esa administración autonómica se vio al grupo El Árbol como una enseña algo propia. De acuerdo con ese planteamiento, en los últimos 18 meses se ha alentado a diferentes instancias para que entidades o empresarios de la zona se hicieran con el control de la sociedad. Respondiendo a ese planteamiento, la sociedad de inversión regional Madrigal -constituida por Caja Duero, Caja España, Caja Municipal, Caja Círculo de Burgos, Caja Ávila y Caja Segovia- se hizo finalmente con el 40% del grupo de distribución. Por su parte, otro grupo de empresarios, encabezado por José Rolando y donde también se halla el ex presidente del Real Madrid, Fernando Martín, se ha hecho con otro 30%. A este colectivo se podrían incorporar en el futuro algunos empresarios en los sectores que son habitualmente proveedores de la gran distribución. Finalmente, los directivos aumentan su peso del 20% al 30%.El cambio en el accionariado del grupo no va a suponer un cambio en su estrategia. Como primera medida se plantea la elaboración de un plan hasta el año 2010.

Por otra parte, frente a la política de un grupo de capital riesgo donde se pretenden lograr unos objetivos y resultados a corto plazo, con el nuevo accionariado se espera poder programar la actividad con la mirada puesta más en el medio y largo plazo, con una mayor estabilidad.

Dada la nueva composición del accionariado, no se descarta que en los próximos años se lleven a cabo más aperturas de establecimientos en provincias de la comunidad autónoma donde su presencia hoy no es importante. Sin embargo, ello no supone renunciar a su expansión en el resto del país. Aunque con una fuerte presencia en la comunidad autónoma, la empresa no se considera un grupo regional. Se mantendrá la política de una fuerte presencia de los productos de la tierra, pero sin renunciar a otros proveedores

Juan Pascual, director general de El Árbol.
Juan Pascual, director general de El Árbol.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción