Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre en La Habana

Los países No Alineados defienden a Irán en el uso de un programa nuclear pacífico

La declaración final de la cumbre condena la "agresión" israelí en Líbano

La 14ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) finalizó ayer con la constatación de que, si bien la guerra fría terminó, siguen existiendo bloques con intereses contrapuestos. Pese a sus diferencias internas y excepciones, el bloque que esta semana se reunió en La Habana choca abiertamente con Estados Unidos y la mayor parte del mundo desarrollado en la definición de democracia. Y también sobre cuáles han de ser las soluciones a los grandes conflictos mundiales, entre ellos el programa nuclear iraní.

Las diferencias de enfoque con el primer mundo son evidentes y hasta antagónicas en dos temas esenciales: democracia y terrorismo. Sobre el primero, la declaración final establece con claridad que "si bien todas las democracias tienen características comunes, no hay un modelo único de democracia y que ésta no es patrimonio de país o región alguna".

En cuanto a la definición de terrorismo, el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, explicó satisfecho antes de la aprobación del documento que los gobernantes defendieron la idea de que "hay que distinguir muy bien entre terrorismo y lucha de un pueblo contra la ocupación extranjera y por la libre determinación". De lo contrario, dijo "se le llamaría a la lucha [de la guerrilla de Fidel Castro] en la Sierra Maestra por sacar de Cuba a una dictadura sangrienta y corrupta aprobada por EE UU, terrorismo".

Roque aseguró que las controversias sobre algunos asuntos no han impedido que todos los documentos hayan sido consensuados y aprobados por unanimidad, incluso las menciones críticas a Estados Unidos.

La declaración sobre "la cuestión nuclear" de Irán subraya el derecho de las naciones a "desarrollar la investigación, producción y utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, sin discriminación y de conformidad con sus respectivas obligaciones jurídicas". Los jefes de Estado y de Gobierno consideran que la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) "es la única autoridad competente para verificar el cumplimiento de las obligaciones contraídas", al tiempo que piden a Irán colaborar con la OIEA "con carácter urgente y de manera activa y plena".

Las declaraciones sobre los conflictos palestino y libanés expresan las profundas discrepancias de los países No Alineados con EE UU e Israel. Los mandatarios del MNOAL "lamentan profundamente que el pueblo palestino continúe sufriendo la prolongada y brutal ocupación militar israelí de su tierra desde 1967", "condenan enérgicamente" la "incesante agresión de Israel" y demandan que el Gobierno israelí desmantele el muro en los territorios ocupados.

El documento final, que los presidentes tenían previsto firmar anoche [madrugada en España] incluye la condena del embargo norteamericano a Cuba y el apoyo de la reclamación del Gobierno de Fidel Castro de que le sea devuelta la soberanía del territorio donde está establecida la base de Guantánamo.

En el turno de intervenciones, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, defendió con vehemencia el derecho de su país a enriquecer uranio como parte de un programa nuclear, que, dijo, es pacífico y no supone una amenaza para nadie: "Lo que es peligroso es la experimentación de bombas atómicas de tercera generación por parte de Estados Unidos", señaló.

A juicio del presidente iraní, ni EE UU ni el Reino Unido deben integrar el Consejo de Seguridad porque "encabezan las políticas más agresivas y desestabilizadoras del mundo en estos momentos". Ahmadineyad pidió una reforma a fondo del Consejo de Seguridad, cuya composición, dijo, debería tener un carácter rotatorio, sin asientos permanentes ni derecho a reelección.

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, aludió también a la crisis iraní. Advirtió de que "puede desestabilizar toda la región" y manifestó su confianza en una salida diplomática.

En términos similares se expresó Manmohan Singh, primer ministro indio, que anunció que presentará en los próximos meses ante la ONU una propuesta de desarme nuclear global.

Se hizo evidente la estrategia común de Cuba y Venezuela de revitalizar el MNOAL a través de la cooperación y de la puesta en marcha de programas sociales e iniciativas de colaboración Sur-Sur que alivien la penuria de los países del Tercer Mundo y sirvan para edificar alianzas políticas y ganar influencia frente a EE UU.

Chávez propuso la creación del denominado Banco del Sur, que administraría fondos para los países subdesarrollados. El mandatario venezolano llegó a pedir que su amigo y aliado Fidel Castro sea el responsable de esta entidad, en su calidad del presidente del MNOAL durante los próximos tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de septiembre de 2006