Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Barcelona cierra 63 locales por exceso de ruido

El Ayuntamiento de Barcelona ha procedido a cerrar algunos locales de Barcelona por exceso de ruido. Los últimos han sido dos espacios muy populares: KGB, en Gràcia, y La Paloma, en el Raval. En ambos casos la causa que ha llevado a la clausura de estos locales ha sido el exceso de ruido y las molestias que eso provocaba a los vecinos. En el caso de La Paloma, según fuentes municipales, el motivo ha sido el fallo en un sistema del control del sonido, lo que hace que el máximo no pueda ser regulado. El local ha sido cerrado y permanecerá así hasta que repare el mecanismo que impide los excesos de sonoridad.

Con estos dos son ya 63 los locales cerrados por el Ayuntamiento de Barcelona durante este año, pese a que la política municipal al respecto es, en general, benévola para con los infractores. Antes del verano, el municipio lanzó campañas contra el ruido, sobre todo, en las terrazas de bares, y se realizan inspecciones, pero los vecinos creen que la política al respecto es insuficiente para garantizar el derecho al descanso de la gente a quien le cae un local concurrido cerca de su casa. El asunto se agrava ahora porque en muchos de estos locales no se puede fumar y la gente sale a la calle a fumar y charlar.

La permisividad ante al ruido se reproduce con las motos que circulan por las noches con decibelios muy por encima de lo permitido. Pese a que la Guardia Urbana realiza campañas al respecto, dormir con la ventana abierta es muy difícil en la mayoría de los hogares de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2006