Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derribado un busto de Pablo Iglesias en Zaragoza tras la retirada de la estatua de Franco

La policía científica investiga los actos vandálicos producidos la pasada madrugada en el monumento a los fusilados por los franquistas en la Guerra Civil en los Pozos de Caudé en Teruel y el derribo de la estatua de Pablo Iglesias, fundador del PSOE, en Zaragoza, en la avenida que lleva su nombre. Valentín Solano, comisario de policía de Teruel, no descartaba ninguna posibilidad, incluida el que los sucesos puedan tener relación con la retirada, el pasado día 24, de la estatua de Franco de la Academia General Militar de Zaragoza.

El busto de Pablo Iglesias, sito en la avenida del mismo nombre desde hace 23 años, fue derribado con un camión con grúa, según las primeras pesquisas. El ataque ocurrió de madrugada junto a la cooperativa de viviendas Pablo Iglesias, constituida por sindicalistas de UGT y militantes socialistas, que fue quien sufragó la estatua en memoria del político socialista.

Celestino de la Llana, vecino de la calle y uno de los que en el año 1982 pagó la estatua, no entendía a quien le molestaba el busto. "La pagamos los cooperativistas. Llevaba 23 años y ahora la han derrumbado. No sé a quién hacía daño". Celestino no aventuraba hipótesis, pero no descartaba que el enfado que ha supuesto la marcha de la estatua de Franco de la Academia de Zaragoza esté detrás del suceso. Un vecino vio como un camión grúa Renault, del que se bajó un hombre con papeles para comprobar algún dato, lanzó una sirga o cuerda para derribar el busto de mármol. "Parecía un encargo", aseguró una de las testigos. El busto será devuelto hoy a su pedestal. Desde hace años es propiedad del Ayuntamiento, que se ha encargado de restaurarlo.

En el monumento de los pozos de Caudé han sido destrozados tres pináculos de hormigón que coronan el monumento, lápidas y los floreros de las tumbas. Lo familiares de los fusilados en esas fosas están pendientes de que se desarrollen los trabajos de exhumación de los cadáveres, porque en el último año se han registrado tres actos vandálicos a distintos monumentos. Pablo Jorge Pinazo, tesorero de la Asociación de Pozos de Caudé, condenaba y lamentaba ayer lo ocurrido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006