Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: "La operación de Líbano mete a España en el peor escenario bélico"

El líder del PP plantea que el Estado reasuma competencias en situaciones de crisis

El PP aún no ha decidido qué hará el jueves 7, cuando se vote el envío de tropas a Líbano. Y el líder de este partido, Mariano Rajoy, dejó ayer todas las incógnitas abiertas al plantear que "la operación para la que se va a pedir apoyo mete a España en el peor escenario bélico internacional que hay en este momento". El jefe de la oposición obvió la situación de Irak, pero en todo momento quiso comparar este envío de tropas con aquél y pidió al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que "se retrate", abandone su "pacifismo" y explique los riesgos de la misión.

Además planteó que el Estado reasuma competencias en casos de crisis como el de los incendios o los menores inmigrantes canarios. De lo contrario, "no es un Estado, es una broma".

Rajoy quiere que el próximo jueves, en vez de subir a la tribuna del Congreso el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, lo haga el propio Zapatero. Así se lo pidió ayer, para poder enfrentarse dialécticamente con él y obligarle a "retratarse" en un debate que el líder del PP quiere centrar en la comparación de la crisis en Irak con Afganistán y ahora el Líbano. "Zapatero dice que es la quintaesencia del pacifismo, pero nunca hubo tantos soldados españoles en el extranjero. Seguro que pretenderá explicarnos que todas son misiones humanitarias, porque Zapatero, como todo el mundo sabe, es antiejército. Lo cierto es que la operación de Líbano es de un riesgo y peligro sin precedentes. Me gustaría escuchar lo que dice Zapatero, que siempre presumió de retirar tropas. Desde que retiró una vez, quizá para compensar, no hace más que enviar tropas. Quiero que el presidente nos explique cuántos van, cuánto tiempo, en qué condiciones, cuántos soldados tenemos en el extranjero. Quiero que se retrate y diga a los españoles la verdad", clamó Rajoy ante dos centenares de cargos del PP gallego reunidos en un espectacular pazo para un almuerzo con empanada, pulpo y filloas, como es costumbre.

El PP tiene un nuevo mantra. Rajoy dejó atrás el exitoso "paro, despilfarro, corrupción" con el que José María Aznar jalonó su carrera hacia La Moncloa frente a Felipe González, para tratar de introducir otro: "incompetencia, ineficacia y demagogia". Una veintena de veces lo repitió en un discurso de poco más de media hora, por si alguien tenía alguna duda de cuál era el mensaje con el que quería dar por finalizadas sus vacaciones e inaugurado el curso político. La crisis de los cayucos en Canarias y los incendios en Galicia este verano han servido al PP para tratar de justificar su teoría de que ellos gestionan mejor.

Despilfarro y corrupción

A falta de crisis económica, paro, despilfarro o corrupción -Rajoy admitió que la situación es buena aunque dijo que el déficit exterior "es demasiado"- la eficacia del Ejecutivo, y sobre todo sus competencias para resolver situaciones de crisis, se convierten en el punto de ataque preferido por el líder de la oposición.

Hasta el punto de que Rajoy, aún sin atreverse a decirlo claramente por la polémica que podría provocar, planteó que el Estado debe reasumir algunas competencias en momentos de crisis. El líder del PP puso el ejemplo de los 700 menores inmigrantes que hay acogidos en Canarias. El Gobierno ha pedido a las otras comunidades que asuman una parte de esos chavales, pero no les puede obligar porque la competencia sobre menores es autonómica. "En 2006, un Estado que no tiene competencias y tiene que reunir a 17 autonomías para ver qué hace con 700 niños no es un Estado, es una broma", señaló en tono airado. "Este debate lo voy a plantear. No se puede construir nada así. Se ha demostrado que vamos a un Estado residual, como dice Maragall. Yo quiero un estado que garantice la libertad, la igualdad y la cohesión entre todos los españoles". El líder de la oposición

sostuvo que la incompetencia del Gobierno también se ha visto en la crisis del aeropuerto de El Prat: "En el Prat no hubo ni Gobierno ni Estado, más de 200.000 personas vieron interrumpido su derecho a tomar unas vacaciones por la ineficiencia del Ejecutivo".

Rajoy también citó el ejemplo de los incendios gallegos, cuya extinción compete a la Xunta de Galicia. Fuentes del PP recordaron después que este partido ha planteado una reforma constitucional para delimitar claramente cuáles son las competencias del Estado, algo similar a lo que recomendó en enero el Consejo de Estado. El PP insiste en hablar del ejemplo alemán, un país inmerso en un proceso de reajuste de competencias entre el Estado y los länder debido al bloqueo institucional producido en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006