Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresa en prisión el colaborador de ETA detenido en Vitoria

La juez Teresa Palacios ordenó ayer la prisión incondicional de Zigor Bravo, detenido el jueves pasado por la Guardia Civil en Vitoria, como supuesto colaborador en el asesinato por ETA del funcionario de prisiones Máximo Casado, del que era vecino, el 22 de octubre de 2000.

Según fuentes de la Audiencia Nacional, el encarcelamiento de Bravo deriva de la aparición de nuevas pruebas en Francia que le incriminan en el asesinato. El presunto etarra ya fue detenido en diciembre de 2001 como sospechoso del asesinato del funcionario de prisiones, pero estaba en libertad bajo fianza de 12.000 euros. Ahora está acusado de haber facilitado las llaves del garaje del funcionario al comando que puso una bomba lapa bajo su coche. Máximo Casado, de 44 años, casado y con una hija, falleció al arrancar el vehículo.

Las nuevas pruebas proceden de la documentación intervenida en Francia en la que aparecían palabras como "carcelero", "plano", "llaves" y "garaje", que refuerzan una declaración del etarra Juan Carlos Subijana, Txampi, quien tras su detención señaló a Zigor Bravo como integrante de un comando de información de ETA que facilitó la llave del garaje. En su comparecencia de ayer ante la juez, el imputado Zigor Bravo se negó a declarar.

Teresa Palacios tiene ahora previsto encargar un informe pericial sobre esta nueva documentación, así como solicitar autorización a Francia para tomar allí declaración a Subijana. Bravo supuestamente entregó a banda terrorista las llaves del garaje e información sobre Máximo Casado a través de José Ramón Acedo, en prisión desde 2001.

Comandos de información

Cuando se produjo su primera detención en noviembre, los investigadores desconocían aún a quién entregó Acedo las llaves del garaje de la vivienda de Casado y la información que había recabado Bravo sobre él, por lo que faltaba por identificar el autor material de este atentado.

En octubre de 2003, el entonces juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco procesó a Bravo junto a otros 15 presuntos miembros de comandos de información de ETA por facilitar datos a la banda para atentados, entre ellos, los que les proporcionó un preso etarra sobre funcionarios de la cárcel de Nanclares de Oca (Álava).

Según el auto de procesamiento, Juan Carlos Subijana, Txampi o Kepa, integraba desde 1997 uno de los denominados comandos de información de ETA junto a José Ramón Acedo y Zigor Bravo, facilitando "en numerosas ocasiones" datos a la banda terrorista para la ejecución de atentados. Subijana recibía de Enrique Celestino Uriarte, interno en la prisión de Nanclares de Oca, información sobre los funcionarios de este centro para atentar contra ellos y pedía a miembros de los comandos de información que la comprobaran o recabaran más datos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006