Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión vecinal en Maldà obliga a retirar el proyecto de una planta de compostaje

La fuerte oposición de los vecinos y alcaldes de las comarcas de Urgell y Les Garrigues a la construcción de una planta de compostaje en una finca de Maldà (Urgell) ha obligado al alcalde de esta localidad, el convergente Josep Batlle, a anunciar la retirada definitiva del proyecto, promovido por la empresa Adobs Orgànics, SL. Batlle acusó ayer a la Generalitat de actuar de forma "pasiva" en el conflicto social que ha generado la iniciativa.

La retirada del proyecto cierra un largo periodo de crispación que se inició hace cinco años, cuando se presentó el proyecto. Entonces, las protestas vecinales ya obligaron al consistorio de Maldà a denegar la licencia de obras a la promotora, que hace unos meses volvió a solicitar permiso para construir en unos terrenos de 33 hectáreas una planta para tratar 100.000 toneladas de residuos orgánicos anuales. La plataforma creada para oponerse al proyecto ha logrado reunir 3.100 alegaciones de cooperativas, particulares, ecologistas y varios ayuntamientos, entre ellos los de Tàrrega, Bellpuig, Arbeca, Les Borges Blanques, Belianes y Verdú.

Batlle señaló ayer que los opositores al proyecto son los únicos responsables de la polémica y acusó a la Generalitat de no haber defendido sus propios informes favorables a la planta y de haberse mantenido al margen del conflicto por motivos electoralistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006