Muere el profesor de Valencia que sufrió una paliza, aún no aclarada por la policía

El profesor de griego de un instituto de Valencia, J. V. V., de 47 años, que permanecía en coma tras sufrir una paliza, murió en la mañana de ayer. La policía no ha practicado ninguna detención y, aunque todas las líneas de investigación permanecen abiertas, la hipótesis de una agresión procedente de su entorno personal aparece como la más sólida frente a la supuesta agresión por parte de un alumno que denunció la familia.

J. V. V. bajó de un taxi el sábado 30 de julio en una avenida de Valencia y se desplomó. Su cabeza golpeó en un bordillo. Una ambulancia se desplazó para atenderle. Eran poco más de las 22.00. Presentaba heridas de al menos dos días antes que le habían afectado órganos vitales. Fue trasladado al hospital General y entró en estado de coma. Dos días después, la familia presentó una denuncia que señalaba la posibilidad de que el autor de las lesiones fuera un alumno del centro en el que impartía clases al que había instruido un expediente de expulsión. En la misma denuncia se hacía constar que J. V. V. había sido agredido otras veces y no había dicho por quién. La compañera sentimental del profesor no ha sido hallada desde entonces. La Generalitat no tiene indicios de que se trate de un episodio de violencia escolar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50