Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat creará la firma Aerocat para gestionar los aeropuertos catalanes y asumir el personal

El Gobierno catalán trabaja en la creación de la empresa Aerocat, destinada a gestionar los aeropuertos catalanes una vez le sean transferidos por el Gobierno central. El Ejecutivo autónomo tiene asumido que, en una primera fase, el traspaso afectará exclusivamente a tres aeródromos: el de Sabadell, asunto prácticamente concluido tras el último accidente en sus inmediaciones; el de Reus y el de Girona. Aerocat asumiría la gestión total de estos aeropuertos y también el personal de AENA destinado en ellos y que quiera seguir, sin trasladarse.

El asunto del personal ha resultado, a la postre, un factor decisivo en el estatuto jurídico que se dará a Aerocat. Se ha barajado la posibilidad de que sea una empresa pública o un organismo dependiente. Finalmente, ha prevalecido la decisión de constituir un ente autónomo debido a que la plantilla de AENA no está formada por funcionarios. Esto permite abordar su creación sin necesidad, en principio, de recurrir a una ley, lo que resulta una ventaja en la situación actual con elecciones ya convocadas si, finalmente, el traspaso se produce antes de la campaña.

Aerocat se encargará, entre otras cosas, de elaborar los planes directores de cada aeropuerto, regular las tasas que puedan ser cobradas en los mismos, autorizar a los agentes que presten servicios de asistencia en tierra o complementarios como el movimiento de equipajes y promover las ampliaciones que se requieran en cada momento. También dependerán de Aerocat la explotación de las infraestructuras básicas: terminales, mostradores de embarque y facturación y sistemas de comunicaciones, y podrá, en función de lo que decida el Gobierno de turno, hacer una concesión a una empresa privada. Finalmente, asumirá también los aeropuertos que no sean de interés general.

En estos momentos, el acuerdo entre el Ministerio de Fomento y el Gobierno catalán sobre el traspaso de todos los aeropuertos catalanes menos el de Barcelona se halla bastante avanzado. Queda por perfilar el modo. Desde el Departamento de Política Territorial, que dirige Joaquim Nadal, se pretende asumir los aeropuertos pero que Fomento mantenga los compromisos de inversiones durante al menos dos años.

Criterios de Fomento

Queda por perfilar lo que pueda ocurrir con el aeropuerto de Barcelona. Fomento está abierto a dar entrada a las administraciones autonómicas y, quizás, otros organismos locales, como las Cámaras de Comercio, pero desea seguir manteniendo una mayoría que le permita la capacidad de decisión, aspecto del que discrepan tanto el Gobierno catalán como el Ayuntamiento de Barcelona.

El pasado 27 de julio, el mismo día que se produjo la huelga salvaje en el aeropuerto de El Prat que tuvo más de 100.000 afectados, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, llevaba al Consejo de Ministros un documento de criterios sobre el mapa aeroportuario español, que finalmente no tuvo tratamiento alguno debido a las circunstancias.

Ese documento, en esencia, distinguía entre aeropuertos transferibles y no transferibles. El de Barcelona quedaba entre los segundos, aunque se admitía la participación catalana en su gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2006