San Sebastián aprueba por unanimidad, cuatro años después, el plan para Auditz Akular

El proyecto prevé la construcción de 2.800 viviendas, el 80% de protección pública

El proyecto urbanístico de Auditz Akular, detonante de la ruptura del Gobierno PSE-PP de San Sebastián en 2002, recibió ayer su impulso definitivo. Los partidos de la corporación dejaron atrás sus diferencias y aprobaron por unanimidad los expedientes que ponen en marcha este plan de construcción de 2.800 viviendas, el 80% públicas, que favorecerá la regeneración del barrio de Alza y la mejora de sus infraestructuras. El pleno fue interrumpido por miembros de la asociación Altza XXI que trataron de leer, fuera de turno, un documento contrario a la operación y fueron expulsados.

"Esta operación pudo ser aprobada hace cinco años. La mitad de los solicitantes de VPO de San Sebastián podrían haber tenido ya su vivienda si los grupos hubiesen estado por la labor", dijo el concejal de Urbanismo, Jorge Letamendía, nada más iniciarse el debate. "No hay ninguna matización diferencial con respecto a los criterios de hace cinco años", sentenció, en contra de la opinión de la oposición. Según la portavoz popular, María José Usandizaga, el proyecto que se intentó aprobar entonces, una de las principales bazas electorales de Elorza, "encerraba el barrio, creando una barrera de edificaciones excesivamente altas, con una tipología edificatoria más propia de un centro urbano de alta densidad. Era un auténtico muro de Berlín para Alza", dijo.

La operación, planteada en su momento como un plan de choque para solucionar el problema de vivienda de la ciudad, se topó en 2002 con el rechazo de la oposición y del propio PP, entonces parte de un equipo de gobierno que acabó por resquebrajarse. Ese desencuentro se prolongó durante meses, hasta que en 2003 los grupos se pusieron de acuerdo para convocar un concurso. Concurrieron tres equipos, entre ellos el liderado por Patxo de León, responsable del plan por el que había apostado Elorza, pero ganó la propuesta comandada por el arquitecto Javier Zubiría.

Con la modificación del Plan General de Ordenación Urbana aprobada ayer, se pone en marcha un proceso que culminará en la construcción de 2.800 viviendas ( el 65% protegidas, el 15% tasada y el 20% restante libres) y una reordenación y regeneración del barrio. Se mejorará su circulación interna y su conexión con la ciudad, se habilitarán 40 hectáreas de espacios libres para parques, además 70.000 de metros cuadrados para empresas, y se mejorará la dotación de servicios, explicó Letamendía.

La propuesta, cuyo plazo de alegaciones se prolongará hasta septiembre. recibió la bendición de todos los grupos sin excepción. "Está elaborada desde criterios de integración y mejora del Alza actual y aporta soluciones más equilibradas en su conjunto que las que con anterioridad se han traido a este pleno", dijo el portavoz nacionalista, Xabier Ezeizabarrena. "Es una apuesta por la calidad urbana frente a la densificación", añadió. También Jaione Arratibel (EA) la alabó por estas cuestiones y por su menor impacto ambiental, aunque puso sobre la mesa dos preocupaciones. La primera, igual que Ezeizabarrena, que no se haya llegado a un acuerdo con Pasaia para la ordenación de un linde compartido. La segunda, el futuro de las 33 empresas y trabajadores de la zona. Por su parte, la edil de EB, Duñike Arrizabalaga, socia de Gobierno, celebró el consenso alcanzado entre los grupos y dijo: "Esperemos que sea de verdad el mejor proyecto para Auditz Akular y para la ciudad".

Desalojo

No fue el único proyecto urbanístico aprobado. La corporación también dio luz verde por mayoría a la construcción de 84 viviendas en Arbaizenea, una finca de la duquesa de Alba que domina el barrio de Amara. Fue en un pleno no exento de sobresaltos y de cruces de acusaciones entre el equipo de Gobierno y los grupos de la oposición; lo mismo a cuenta de una declaración aprobada para pedir al Gobierno vasco mayor implicación económica en la reforma del Museo San Telmo, que por los incidentes registrados en el pleno de la incineradora el 22 de junio. El momento de mayor tensión se vivió, en todo caso, cuando una docena de representantes de la asociación Altza XXI -junto a ellos estaban Josetxo Ibazeta e Iñigo Balda, de la plataforma ilegalizada Baga Boga- se levantaron de sus asientos nada más iniciarse el debate sobre Auditz Akular. Intentaron leer un manifiesto contrario a este proyecto que les "condena", dicen, "a vivir hacinados". Susana Corcuera, que ejerció de presidenta, les remitió al turno de ruegos y preguntas, pero no aceptaron la espera y lograron paralizar la sesión durante diez minutos, hasta que intervinieron agentes de la Guardia Municipal y los desalojaron de la sala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50