Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ampliación del Palacio de Congresos de Sevilla eleva su coste a 94 millones

El Ayuntamiento culmina el estudio para asumir las obras este año

El proyecto para ampliar el Palacio de Congresos de Sevilla, que incluye la construcción del mayor auditorio de España, está a punto de desbloquearse. Emvisesa, la empresa de vivienda y obra civil del Ayuntamiento hispalense, ha concluido el informe que le servirá de base para iniciar las obras este mismo año. El estudio mantiene que la valoración inicial del proyecto se hizo a la baja: según Emvisesa, el coste se eleva de 59 a 94 millones de euros.

La dirección de Fibes, el organismo formado por Ayuntamiento, Diputación y Cámara de Comercio que gestiona el Palacio, abrió un concurso en 2004 para adjudicar la ampliación. El edificio diseñado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra, con un auditorio para 3.500 congresistas, se conectará con una pasarela al actual palacio. Además, el proyecto incluye un aparcamiento en superficie para 1.000 coches.

La consultora contratada por Fibes evaluó el coste de las obras en 59 millones. Y se incluyó en el proyecto la cesión de una parcela del Ayuntamiento, en la que se permitiría a la empresa adjudicataria construir un hotel y tiendas. La idea era que la empresa adjudicataria recuperase el coste de la obra con la explotación del aparcamiento, el hotel y las tiendas.

Pero este esquema se vino abajo cuando el concurso quedó desierto en octubre. Las constructoras objetaron que esa fórmula no compensaba el gasto de hacer la obra. El frenazo llevó al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, a asumir el proyecto (uno de sus compromisos electorales) a través de Emvisesa. El Consorcio del Palacio, propietario de las instalaciones y formado sólo por el Ayuntamiento y la Diputación, encargó en abril a Emvisesa un análisis de la situación. Un estudio ya elaborado que, según fuentes municipales, el Consorcio analizará este viernes. E incluye algunas sorpresas, como que la valoración original de la obra se quedó muy corta.

Según Emvisesa, la primera estimación de los costes está "por debajo" del valor de mercado. Eso y la subida de precios acumulada desde 2004 deja el coste global del proyecto en 94 millones, 35 más que el cálculo original. Una diferencia que el Ayuntamiento achaca al "voluntarismo" de la dirección de Fibes de presentar un proyecto de bajo coste que facilitara las subvenciones. Y que, ahora, hace "perfectamente comprensible" la postura de las constructoras.

Con el planteamiento de Emvisesa, la parcela en la que se construirá el nuevo edificio se adscribiría a su patrimonio, lo que le permitirá usarla para lograr un crédito hipotecario. El Consorcio retendría aún dos parcelas: el terreno en el que el proyecto preveía explotar un hotel y tiendas, y la zona destinada al aparcamiento. Aquí hay otro cambio significativo: Emvisesa plantea que el aparcamiento en superficie se cambie por otro subterráneo. Una decisión que significaría rebajar las plazas (de 1.000 a 708) y elevar un poco el coste (105.000 euros más). Pero que también permite "liberar completamente" 13.640 metros cuadrados para nuevos usos.

La propuesta es que el Consorcio explote esas dos parcelas, una superficie mucho mayor que la original. Según fuentes municipales, clínicas privadas, hoteles y promotores comerciales "han mostrado interés". Los ingresos servirían para que el Consorcio pague un alquiler a Emvisesa por el nuevo edificio. Y la subvención comprometida por la Junta (nueve millones) para reducir el crédito hipotecario de Emvisesa. Con esta fórmula, el Ayuntamiento cree posible acabar las obras a finales de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 2006