Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marcha para detener la lluvia de ladrillos sobre Guadarrama

El Aurrulaque advierte de la amenaza del urbanismo sobre la sierra

Un grupo de defensores de la sierra del Guadarrama se reúne todos los veranos en una caminata para conmemorar el Aurrulaque. La tradicional marcha, cuyo origen data de 1984, se celebró ayer con una convocatoria a favor del medio ambiente y en contra del ladrillo. De este asunto se habló en la pradera de Navarrulaque, en la que el urbanista Ricardo Aroca, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, reflexionó sobre la especulación urbanística y la amenaza que el urbanismo desaforado y descontrolado está suponiendo para este espacio natural.

La iniciativa del Aurrulaque tiene como fin divulgar los valores de la sierra del Guadarrama y avanzar en su protección como Parque Nacional. En sus diversas ediciones ha contado con el apoyo y participación de numerosas personalidades del mundo del arte, la cultura y la ciencia.

El cartel de presentación de esta edición ha sido diseñado por el humorista gráfico Andrés Rabago, El Roto, quien de forma brillante ha representado en forma de una lluvia de ladrillos que caen sobre las montañas, la principal amenaza que tiene en estos momentos la sierra noroeste de la región: el urbanismo desbocado e insostenible de la mayoría de los pueblos serranos de Madrid y Segovia.

Según los organizadores "los agresivos planes urbanísticos, ya en marcha o previstos, de municipios segovianos -El Espinar, Otero de Herreros, Valdeprados, Palazuelos de Eresma, Aldealengua de Pedraza, Navafría, además de la propia ciudad de Segovia-, así como los de otras muchas localidades madrileñas -Miraflores de la Sierra, Rascafría, Guadarrama, Los Molinos, Moralzarzal, San Lorenzo de El Escorial-, sumados supondrían en conjunto, de llevarse a cabo en su totalidad, la construcción de decenas de miles de nuevas viviendas. Todos ellos son claros ejemplos de la grave amenaza de efectos irreversibles que supone para la naturaleza y el paisaje de la sierra del Guadarrama el actual modelo de crecimiento basado en un urbanismo indecente y especulador".

Unas 300 personas celebraron la Marcha del Aurrulaque 2006 convocada por las siguientes asociaciones: Amigos del Guadarrama, Centaurea y Casterllarnau. La caminata tuvo una duración de dos horas y media. Salió desde el centro de información de Las Dehesas de Cercedilla y finalizó en la pradera de Navarrulaque, donde se organizó un debate ambientado por dulzainas.

Ricardo Aroca, en su charla, recordó: "No le compete sólo a las administraciones delimitar o acotar lo que será el futuro parque nacional". Y exigió a los ciudadanos no votar a aquellos partidos que "no sean claros en la defensa de este ámbito".

El presidente de Amigos del Guadarrama, Antonio Sáenz de Miera, añadió: "Si el futuro Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama no controla el urbanismo preocupante habrá que compensar a los pueblos de la sierra con los presupuestos de la Comunidad".

CC OO denunció ayer en un comunicado que "el Gobierno regional ha iniciado la tramitación de unas normas de ordenación transitoria para Los Molinos que supondrán la construcción de más de 1.000 viviendas y un polígono industrial, donde presumiblemente irá un centro comercial". Frente a la posición del sindicato, el consejero de Medio Ambiente, Mariano Zabía, asegura que todo el urbanismo de la sierra del Guadarrama está parado hasta la declaración de la zona como parque nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de julio de 2006