Escalada militar en Oriente Próximo

El Gobierno iraní brinda su respaldo al sirio Bachar el Asad

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, manifestó ayer su respaldo a una Siria amenazada por Israel. Su ministro de Asuntos Exteriores, Manuchehr Mottaki, viajó a Damasco, donde entregó una carta de Ahmadineyad al jefe de Estado sirio, Bachar el Asad.

La semana pasada, Ahmadineyad advirtió ya a Israel de que se enfrentaría con una "respuesta feroz" si atacaba a Siria, que posee 250 kilómetros de frontera común con Líbano. La fuerza aérea israelí ha bombardeado puestos fronterizos en el valle de la Bekaa, pero no ha llegado a atacar el territorio sirio.

Tras la audiencia presidencial, Mottaki declaró que "una solución razonable y justa debe ser encontrada a la crisis". "Un alto el fuego y después un intercambio se pueden lograr", añadió, refiriéndose a los dos soldados israelíes capturados por Hezbolá que está dispuesto a liberar a cambio de la excarcelación de los cerca de 10.000 presos palestinos en las penitenciarías de Israel.

Más información
"Dejamos atrás muchas ilusiones rotas"
Bush acusa a Siria de intentar reafirmar su influencia en Líbano

También pidió Mottaki que Israel se retire de la porción de territorio libanés, las llamadas granjas de Chabaa, de 20 kilómetros cuadrados, que aún ocupa.

Junto con Siria, Irán es el principal valedor del movimiento armado chií libanés, y ayer el vicepresidente iraní, Parviz Davoudi, hizo un llamamiento para que los países musulmanes apoyen financiera y económicamente a libaneses y palestinos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Coincidencias

La solución propuesta en Damasco por el jefe de la diplomacia iraní coincide plenamente con las reivindicaciones de Hezbolá. Para Israel, en cambio, lo más importante es que la milicia chií se aleje de su frontera y sea desarmada, tal y como estipula una resolución aprobada en 2005 por el Consejo de Seguridad de la ONU.

La irrupción de Hezbolá en el conflicto no es una casualidad. "En mi opinión, Hezbolá no se echa al ruedo sin consultar a Irán", declaró a la agencia Reuters Claire Spencer, investigadora del Royal Institute of International Affairs de Londres.

Buena parte de los analistas occidentales consideran que, animando a Hezbolá a desafiar a Israel, Teherán intenta aliviar la presión que padece para que renuncie o, por lo menos, modifique su programa nuclear.

"La estrategia iraní es que, hagan lo que hagan, serán acusados de estar detrás de Hezbolá; por tanto, hay que ganar tiempo en el tema nuclear", añade Spencer.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS