La Ertzaintza denunció a 1.418 conductores por exceso de velocidad en 15 días de junio

La Ertzaintza denunció en quince días de junio a un total de 1.418 conductores por exceso de velocidad en las carreteras vascas, dentro de una campaña en la que controló a 75.506 vehículos. Los vehículos denunciados suponen el 1,87% de todos los que fueron medidos, un punto menos que en 2005, cuando fueron denunciados el 2,86% de los controlados.

Según informó el Departamento de Interior, la campaña se llevó a cabo entre el 20 de junio y el 2 de julio, dentro del Plan Estratégico de Seguridad Vial de Euskadi 2003-2006, cuyo principal objetivo es reducir un 20% la mortalidad en carretera.

Durante las dos semanas que duró la campaña, y haciendo un análisis por territorios, la policía vasca controló la velocidad de 16.539 vehículos en Álava, de los que 556, el 3,36%, fueron denunciados por no respetar los límites de velocidad. En Vizcaya se controlaron 23.601 vehículos y se denunciaron 456, el 1,93%, y en Guipúzcoa se controlaron 35.366 vehículos y se denunciaron 406, el 1,14%.

El objetivo de este tipo de campañas es reforzar la sensibilidad de los conductores ante determinadas problemáticas del tráfico rodado, como es el exceso de velocidad. En ellas, participan también las Policías Locales de las tres capitales vascas y de algunos municipios, como una fórmula para reforzar los mensajes de concienciación sobre los peligros de exceder los límites de velocidad.

Rádares en Guipúzcoa

El departamento de Interior pondrá en marcha hoy los nuevos equipos fijos de control de velocidad con tecnología digital instalados en la autopista A-8 en Pasaia, y en la N-1 a su paso por Andoain. Los radares enviarán las imágenes directamente al Centro de Gestión de Tráfico de Euskadi, desde donde se iniciarán los trámites del procedimiento sancionador. Los tramos controlados están señalizados con paneles que indican la existencia de radares.

Las unidades que entran a funcionar hoy son ocho nuevas cabinas de control de radar fijo instaladas en el kilómetro 16 de la A-8, a la altura de Pasaia, y en el kilómetro 446 de la N-1, a su paso por Andoain. El control se realizará sobre los dos sentidos de circulación.

La nueva tecnología permite una lectura automática de la matrícula y el envío de esa información por fibra óptica hasta el centro de proceso de datos, instalado en el Centro de Gestión de Tráfico, donde se inicia el procedimiento sancionador.

Los equipos digitales ofrecen, tanto de día como de noche, una mejor calidad de la imagen frente a la película fotográfica convencional. La actual normativa contempla en materia de velocidad sanciones de 91 a 300 euros para infracciones graves y de 301 a 600 euros y retirada del permiso para los muy graves.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS