Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro chino promete equilibrar el comercio con España

El príncipe de Asturias inaugura el Instituto Cervantes en Pekín

El primer ministro chino, Wen Jibao, se comprometió ayer ante el príncipe Felipe a hacer todo lo posible para equilibrar el comercio hispano-chino, que arroja un preocupante déficit de más de 10.000 millones de euros para España. La misma promesa fue hecha, según fuentes diplomáticas españolas, por el vicepresidente, Zeng Quinghong, durante su encuentro con el heredero de la Corona. El compromiso de estas altas autoridades es relevante, dada la fuerte presencia que el Estado sigue teniendo en la pujante economía china.

Tanto Jibao como Quinghong, según las fuentes citadas, expresaron su plena disposición para facilitar el camino de las empresas españolas que deseen instalarse en China y para promover la inversión china en España, de modo que adquiera contenido económico la "relación estratégica" que los dos países acordaron desarrollar el pasado noviembre en Madrid. También se dijeron dispuestos a impulsar el turismo chino hacia España, que hoy es testimonial. Las autoridades españolas calculan sus posibilidades en millones de visitantes y son conscientes de que el primer obstáculo es la falta de vuelos directos.

El déficit es la gran preocupación española en unas relaciones que para Pekín tienen un interés mayormente político. El mensaje positivo de las dos máximas autoridades del país en ausencia del presidente Hu Jintao, que asiste en San Petesburgo a la cumbre del G-8, vino a culminar, así, la visita de los príncipes de Asturias a la república popular.

La querella de Falun Gong

Ninguno de estos dignatarios aludió a la querella de simpatizantes del movimiento Falung Gong que tramita la Audiencia Nacional, y que en estos momentos planea como la única nube susceptible de perturbar la buena marcha de las relaciones. Sí evocó, en cambio, este problema el ministro de Asuntos Exteriores, Li Zhaoxing, en la entrevista que mantuvo con su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos. Fuentes próximas a éste indican que el intercambio de opiniones sobre este punto fue "breve" y se desarrolló en "un ambiente constructivo y respetuoso por las dos partes". Zhaoxing se mostró convencido de que el asunto no va a influir en la buena marcha de las relaciones.

En las dos entrevistas del Príncipe se acordó, además, trabajar para lograr una continuidad de los contactos bilaterales y empezar a preparar la visita que los Reyes tienen previsto realizar a China en un momento aún no determinado de 2007. Será su tercer viaje al gigante asiático.

El otro acto importante de la jornada fue la inauguración del Instituto Cervantes en Pekín, el primero y único que tendrá China hasta que en 2007 se abra otra sede en Shanghai, según anunció ayer Moratinos. Su gestación ha sido laboriosa y marca un hito, ya que las autoridades chinas cuidan muy de cerca todo lo que relativo a cultura e ideología. A diferencia de su homólogo francés, la Alianza Francesa, que tiene un codirector francés y otro chino, el Cervantes será dirigido exclusivamente por la española Inmaculada González Puy.

La apertura de este centro coincide con la publicación de una nueva traducción del Quijote al chino, editada por Santillana y financiada por la Junta de Castilla y León, que quiere mantener sus universidades como faro internacional de la enseñanza del español, frente a la competencia de universidades de México.

Don Felipe presentó el nuevo Cervantes como "una herramienta eficaz para acometer todo tipo de iniciativas y proyectos que nos interesen, a chinos y a españoles". También recordó que quien hable español y chino podrá comunicarse "con casi un tercio de la población mundial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de julio de 2006