Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores del astillero de Sevilla piden que Chaves medie ante la SEPI

Unas 200 personas protestan ante la sede de la Presidencia de la Junta

Los trabajadores del astillero de Izar en Sevilla retomaron ayer las protestas para exigir cambios en el proceso de privatización de las cuatro factorías civiles que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha puesto en venta. Unas 200 personas se manifestaron por varias calles de la capital hispalense hasta plantarse ante la sede de la Presidencia de la Junta, donde reclamaron la mediación del presidente andaluz, Manuel Chaves, en el conflicto.

La privatización de los astilleros civiles de Izar (Sevilla, Gijón, Sestao y la fábrica de motores de Manises) dará un paso definitivo en menos de un mes, cuando las empresas interesadas confirmen su opción de compra y la SEPI decida si las ofertas seleccionadas son suficientes. El organismo estatal alcanzó a finales de 2004 un acuerdo con los sindicatos para segregar de Izar nueve factorías militares y crear así un nuevo grupo público, Navantia. El acuerdo preveía la privatización de los astilleros civiles para hacer frente a la devolución de ayudas públicas exigida por la UE, pero siempre con el aval de los sindicatos.

Desde el inicio del proceso, la respuesta empresarial evidenció que no había ningún solicitante interesado en la compra conjunta de los cuatro astilleros, una de las condiciones irrenunciables para CC OO y UGT, que criticaron la falta de interés de la SEPI por promover la constitución de ese grupo. En mayo pasado, los dos sindicatos mayoritarios llegaron a un principio de acuerdo con la SEPI para facilitar la integración de los futuros adjudicatarios de cada factoría en un grupo empresarial junto a cajas de ahorros y el Instituto de Crédito Oficial (ICO). El holding se centraría en aprovechar las ventajas comerciales e industriales de actuaciones conjuntas, así como en inversiones tecnológicas comunes a las cuatro factorías. Para lograr el visto bueno de los sindicatos, la SEPI se comprometió a facilitar a los trabajadores empleos con condiciones laborales equivalentes a las actuales durante 10 años si la privatización fracasa.

Negociaciones

Los trabajadores afectados, sin embargo, enmendaron la plana a sus representantes sindicales en Madrid y rechazaron la propuesta de la SEPI, cuyo presidente, Enrique Martínez Robles, sostiene desde entonces que no habrá más cesiones. "La SEPI está cerrada en banda", afirmó ayer el presidente del comité de empresa del astillero de Sevilla, Gregorio Mora, quien entregó en la sede de la Junta un escrito con las principales reivindicaciones de los trabajadores. "Queremos que Chaves se implique en el conflicto, que se reúna con los trabajadores", añadió el dirigente sindical, quien reclamó la mediación del presidente andaluz entre la SEPI y los sindicatos.

La protesta de ayer se suma a movilizaciones similares ante la Consejería de Empleo y el Parlamento andaluz en el último mes. Los comités de empresa de los cuatro astilleros se reúnen hoy en Madrid con representantes estatales de UGT y CC OO para acordar un calendario de movilizaciones. El presidente del comité de empresa sevillano reiteró que los trabajadores rechazan la última oferta de la SEPI por no incluir un plan industrial "serio" y no cumplir con las condiciones pactadas en el acuerdo de 2004 para una venta conjunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2006