Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos empresarios que acusaron de cobro de comisiones a Zaplana se niegan a declarar

Moreno Carpio y Herrero García escucharon junto a Conesa las grabaciones

Los empresarios Antonio Moreno Carpio y José Herrero García, imputados en la trama de facturas falsas que implica a Terra Mítica, se negaron ayer a declarar sobre el contenido de las grabaciones realizadas por dos diputados autonómicos socialistas en las que relacionaban al portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, con el cobro ilegal de comisiones mientras se construyó el parque. En las grabaciones, Herrero García aseguró que esas acusaciones las repetiría en el juzgado. Ayer, dos de las piezas clave de la causa, guardaron silencio.

Abogados de los imputados justifican el silencio con la nulidad legal de las cintas

"Vi como el señor Conesa [en referencia al también imputado Vicente Conesa] se la metía en el maletero del boxster y luego nos fuimos a comer y dijo delante mía que el dinero ese lo repartía con Zaplana. Vamos, que eso lo digo yo en el juzgado". Esa afirmación del empresario imputado en la trama de facturas falsas que implica a Terra Mítica consta en la denuncia interpuesta por los dos diputados autonómicos socialistas Antoni Such y José Camarasa ante la fiscalía y en la transcripción de las grabaciones que realizaron a Herrero y Moreno Carpio. Pero ayer, ambos empresarios, después de escuchar las dos cintas en sede judicial, se negaron a contestar a las preguntas de la fiscal, Carmen García Cerdá, que las formuló para que constaran en acta, y del abogado del Estado.

Antonio Moreno Carpio, según consta la citada denuncia, en una de las reuniones con los diputados, explica: "... Hay mucho dinero... del destino de los mismos [se refiere a millones] para Vicente Conesa y Eduardo Zaplana, no se puede decir que he dado dinero a Zaplana, pero sí hay siete personas... Pepe. Y yo no me lo estoy inventando. Pero los señores decían que el dinero era para él". Y Moreno Carpio tampoco declaró ayer.

Moreno Carpio y Herrero García entraron en el Juzgado de Instrucción número tres de Valencia que dirige la investigación a las 9.00. Con ellos estaba también otro de los empresarios imputado y clave en el trama: Vicente Conesa. Los tres escucharon las dos cintas con las grabaciones. Una de escasos quince minutos de duración y la otra de casi una hora. El juez les citó la pasada semana después de que el viernes 1 de julio los representantes legales de todos los imputados así como las acusaciones escucharan las grabaciones y se manifestaran a propósito de ella. La comparecencia de ayer tenía por objeto que Moreno Carpio, Herrero García y Conesa respondieran a preguntas sobre el contenido de las cintas. A pesar del compromiso que los dos primeros adquirieron, según consta en las grabaciones, de hacerlo así, ayer guardaron silencio. Y Vicente Conesa, que según fuentes del caso tampoco tiene intención de responder, fue emplazado para que comparezca el martes de la próxima semana. El juzgado no pudo ayer prorrogar la sesión por la tarde y durante la mañana sólo pudieron escucharse las cintas y la sucesión de preguntas que la fiscal y el abogado del estado tenían preparadas. De hecho, como las grabaciones podrían suponer la comisión de un delito de estafa, que se añadió a los tres por los que se abrió la causa (fraude fiscal, falsificación de documento mercantil y alteración contable), la fiscal incluyó en el interrogatorio preguntas que tenían que ver con el conjunto de la trama. Antonio Moreno Carpio ya se negó a declarar la primera que compareció ante el juez. José Herrero no había sido localizado desde noviembre, se presentó en la oficina judicial la pasada semana, cuando la policía ya buscaba su paradero tras la propuesta del juez a la fiscalía de dictar orden de busca y captura. La de ayer era, para las acusaciones una oportunidad de recoger testimonio. El martes próximo también volverá a comparecer, en calidad de testigo, el inspector de Hacienda que redactó el informe que sirvió para la denuncia que la fiscalía presentó en noviembre pasado ante los juzgados. Varios abogados de los imputados explicaron ayer que parte de la explicación de guardar silencio está en la petición de nulidad legal de tales grabaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006