La mayor trama de corrupción municipal

San Román controla Las Ventas tras una polémica concesión de Esperanza Aguirre

Fidel San Román, un constructor ajeno al mundo de los toros, se hizo con el control de la principal plaza del mundo, la de Las Ventas, en una polémica decisión del Gobierno de Esperanza Aguirre. La concesión, gestionada personalmente por el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se otorgó en diciembre de 2004 a una empresa controlada en un 60% por José Antonio Martínez Uranga, empresario taurino; el propio Fidel San Román y Ramón Calderón, uno de los cinco candidatos a la presidencia del Real Madrid en las elecciones de ayer.

Después de lograr la concesión -que fue muy contestada porque se logró con un solo punto sobre la que llegaba como favorita, Madrid Capital del Toreo, SL-, estos tres empresarios constituyeron Taurovent, la empresa que hoy gestiona la plaza, y dieron la vuelta a la tortilla. No habían pasado ni 15 días y Fidel San Román aumentó su control: pasó del 35% al 46%, mientras Martínez Uranga bajaba al 49%. Así, San Román y su socio Calderón (5%) pasaron a controlar el 51% de la sociedad. Una de las reclamaciones de la empresa perdedora -que acudió sin éxito a los tribunales- fue que sus rivales eran ajenos al mundo taurino.

Más información
Constructores detenidos en Marbella tienen sus grandes proyectos en Madrid y Murcia

La gestión ha sido muy cuestionada porque en 2005, por primera vez en su historia, Las Ventas perdió dinero. Aún así, el Gobierno de Aguirre la ha defendido. La renovación del contrato debe decidirse en los próximos días.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS