Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:COYUNTURA INTERNACIONAL

Un semestre entretenido

Mientras los agentes económicos se aprestan a digerir nuevas subidas de los tipos de interés en todo el mundo, que los mercados han descontado hace tiempo, probablemente en exceso, el año económico ha transcurrido en su primera mitad con una mezcla de resultados. En la actualidad, el crecimiento de la economía mundial es vigoroso, pero viene acompañado de crecientes tipos de interés que las autoridades monetarias centrales estiman ineludibles para contener el riesgo inflacionista debido a las fuertes subidas de los precios del petróleo. La economía americana crece casi a su potencial, pero pierde poco a poco dinamismo. La economía de la zona euro se recupera y casi alcanza también su potencial de crecimiento que es casi la mitad del americano debido a la ausencia prolongada de verdaderas reformas estructurales. Las economías emergentes se defienden bien en términos macroeconómicos y mantienen diferenciales de deuda respecto a los principales emisores que pueden considerarse históricamente bajos.

El crecimiento de la economía mundial es vigoroso, pero viene acompañado de crecientes tipos de interés

Esta situación ha convivido en el semestre recién transcurrido con algunos vaivenes más que notables. Para empezar, el dólar se resiste a la depreciación cantada, si bien, con alternativas, se ha depreciado en lo que va de año un 7% frente al euro, pero no frente a otras divisas. Una depreciación que ya se esperaba el año pasado, cuando todos los analistas acabaron hablando de la "sorpresa del dólar" al no registrase la misma. ¿Otra sorpresa, pues, del dólar para este año, o resultado natural del fuerte diferencial de tipos de intervención de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo? Por otra parte está el precio de petróleo, que alcanzó niveles históricos en abril y lleva una subida acumulada superior al 20% en el semestre. O los mismos tipos, que no dejan de subir, y más aún en las mentes de los agentes, sin haber alcanzado todavía, ni mucho menos, la "neutralidad", término con el que los banqueros centrales se refieren al nivel en el que los tipos de interés igualan a la tasa nominal de crecimiento del PIB. O, para terminar, las bolsas, que en todo el mundo habían tenido un fantástico comienzo de año para terminar el semestre, con la excepción de (adivinen) China, con fuertes correcciones que también están siendo absorbidas poco a poco. En resumen, un semestre entretenido.

José A. Herce es profesor de la Escuela de Finanzas Aplicadas (Grupo Analistas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006