Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mena reprueba las "deficiencias" del centro de la Verneda

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña (TSJC), José María Mena, reprueba en su memoria de 2005 las "deficiencias de acondicionamiento" del centro de internamiento de extranjeros de la Verneda y advierte de que las instalaciones se han ido deteriorando con el paso del tiempo.

Casi 1.600 inmigrantes sin la documentación en regla fueron encerrados durante el año pasado en la Verneda, cuya insalubridad pretendían denunciar el pasado 24 de junio los jóvenes que realizaron un asalto simbólico al futuro centro de internamiento de extranjeros de la Zona Franca de Barcelona, todavía en obras. La protesta en el interior de dicho centro, que sustituirá a las actuales dependencias de la Verneda, acabó con 59 detenidos, entre ellos dos cámaras de televisión y dos abogados del equipo de asistencia legal de los activistas, y todos ellos quedaron en libertad acusados de atentado, desórdenes públicos y daños.

En su memoria del año 2005, la voz de la fiscalía del TSJC se une a la de los organismos que han denunciado la precariedad de las instalaciones de la Verneda, entre ellos el Síndic de Greuges en su informe del 2004 y el Observatorio Penal y de Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona (UB).

Mena alerta en su memoria de que las "deficiencias de acondicionamiento" ya expuestas en los informes precedentes de la fiscalía "se han ido acrecentando por el deterioro producido por el transcurso del tiempo, lo que comporta que las condiciones en las que se desarrollan dichos internamientos no sean del todo satisfactorias".

Sin trabajadores sociales

Reprocha el fiscal jefe que el centro de internamiento de la Verneda sigue sin disponer de trabajadores sociales: sólo contó con dicho servicio durante los tres primeros meses de 2005, cuando se contrató a un profesional que, sin embargo, no pudo seguir empleado por falta de presupuesto. De esta manera, la fiscalía se ha visto obligada a suplir en muchas ocasiones "las funciones que deberían realizar los trabajadores sociales", entrevistándose con los internos que lo han solicitando y a la vez "observando las condiciones de higiene y salubridad en que se encuentran".

Según los datos de la fiscalía, a el año pasado ingresaron en el centro de la Verneda 1.590 inmigrantes sin documentación en regla, 66 más que el año anterior, y de ellos fueron expulsados 1.123, mientras que los restantes abandonaron los calabozos una vez que expiró el plazo máximo de internamiento.

Entre los internos, muchos de los cuales no habían cometido delito alguno y fueron encerrados sólo por carecer de documentación, figuran 83 personas que inicialmente ingresaron en centros de Ceuta, Melilla o las Islas Canarias y fueron enviados a Barceloana cuando faltaba poco para que expirara el plazo de internamiento, con lo que fueron dados de alta y de baja el mismo día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006