Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zenarruzabeitia reitera el rechazo del Ejecutivo a revisar el actual sistema de aportaciones

La 'vicelehendakari' dice que el reto es llegar a un acuerdo sin modificar los coeficientes

La vicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, sostuvo ayer que es "innecesario" modificar el sistema de aportaciones de las instituciones forales a los presupuestos del Gobierno en la nueva ley que negocian las dos administraciones para el quinquenio 2007-2011. Frente a la demanda de las diputaciones para revisar a la baja el porcentaje (70,44%) que recibe el Ejecutivo, la vicelehendakari sostiene que, al no haber alteración en las competencias, no procede cambiarlo. El PP criticó que el Gobierno elabore presupuestos con "superávit" cuando las diputaciones se endeudan.

La vicelehendakari compareció en el Parlamento a petición del Grupo Socialista para explicar la posición del Gobierno en las negociaciones abiertas para acordar la nueva la Ley de Aportaciones, que estará vigente los próximos cinco años, de 2007 a 2011. Después de seis reuniones entre las administraciones afectadas, Zenarruzabeitia dijo ayer que "modificar a la baja el coeficiente vertical en nada solucionaría los desajustes que se producen entre los territorios", sobre todo por las diferencias de recaudación del IVA.

De toda la recaudación por impuestos concertados, las diputaciones sólo se quedan con el 29,56% para financiar sus presupuestos de gastos. El resto, el 70,44% va al Ejecutivo. Es lo que se denomina el coeficiente vertical, que las tres instituciones forales quieren que se modifique a la baja, alegando que han aumentado sus necesidades por los crecientes gastos sociales que están asumiendo.

Zenarruzabeitia prefiere llegar acuerdos que resuelvan los desequilibrios sin tocar ni el coeficiente vertical de aportación ni el horizontal, es decir, la parte con que contribuye cada territorio a ese 70,44% que va al Gobierno: Vizcaya, un 50,20%, Guipúzcoa, un 33,21%, y Álava, un 16,59%.

El pasado mes de octubre, el Consejo Vasco de Finanzas tuvo que acordar de manera excepcional un ajuste al cambiar el sistema de recaudación del IVA asociado a los hidrocarburos, alcohol y tabaco. Antes lo hacía el Estado, que luego lo redistribuía en función del consumo en cada territorio, y ahora lo hace en origen cada diputación. La consecuencia es que, al tener en su territorio la refinería de Petronor, Vizcaya recauda mucho más, hasta el punto de que tuvo que compensar a las otras dos diputaciones con 123,9 millones de euros. "Corregir ese desajuste [en el IVA] va a ser el principal reto", dijo la vicelehendakari.

Estabilidad financiera

Zenarruzabeitia explicó que el Ejecutivo está negociando la nueva ley con el objetivo de procurar la estabilidad financiera al conjunto de instituciones y que el reparto del dinero se haga en función de las competencias de cada administración. La vicelehendakari adornó el argumento asegurando que a lo largo de los años el coeficiente vertical ha variado en función de las competencias. En 1997 pasó del 67% al 66,25%, y en 2002, al integrar en el modelo la financiación de la sanidad y la Ertzaintza, pasó al actual 70,44%.

El artículo 22 de la Ley de Territorios Históricos, recordó, determina qué reparto de la recaudación tiene que hacerse en función de la distribución de competencias de acuerdo con ordenamiento vigente. "En el último quinquenio no ha habido cambio en competencias y, por lo tanto, [la nueva ley] deberá reflejar esta realidad", recalcó.

La vicelehendakari espera concluir las negociaciones en octubre con un acuerdo que permita aplicar el modelo por consenso y "sin problemas".

El PP, que gobierna la Diputación alavesa, fue el grupo más crítico y dijo que, si el sistema fuera equilibrado, no habría ninguna razón para que las diputaciones se endeuden mientras el Gobierno presenta presupuestos con superávit. La vicelehendakari respondió que una parte de la respuesta está "en la gestión que cada cual hace" de las cuentas.

Por otra parte, negó que el Gobierno se haya opuesto a que se celebrara la feria Tecnimap de 2008 en el BEC de Barakaldo. Por el contrario, aseguró que no hubo una oferta oficial por parte del Ministerio de Administraciones Públicas, como se dijo, ya que estaba ya decidido celebrarla en otra "comunidad socialista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006