La biblioteca que no llegaba

La Casa de Iván de Vargas renace cuatro años después de ser demolida

La Casa de Iván de Vargas -donde supuestamente sirvió como criado San Isidro, patrón de la ciudad- será una biblioteca pública en el verano de 2008. Justo una década después de que el Ayuntamiento comprara el inmueble para rehabilitarlo y darle un uso cultural. Aquel primer intento terminó en escándalo: el casón, que sólo debía ser reformado, acabó siendo demolido en 2002. Ahora se retoma el proyecto: el vicealcalde, Manuel Cobo, anunció ayer un gasto de 4,2 millones para financiar las obras, que comenzarán a finales de año.

La casa palacio de Iván de Vargas se levanta en el número 1 de la calle del Doctor Letamendi (Centro) desde el siglo XVII. En las postrimerías del XX estaba ya en estado de ruina, así que en 1998 el Ayuntamiento la expropió y en 2002 -tras convocar un concurso de ideas que ganó Ramón Andrada- acordó su rehabilitación con un gasto de 2,4 millones.

El casón, que contaba con la máxima protección urbanística, había sido construido sobre otro en el que, en el siglo XI, sirvieron San Isidro y Santa María de la Cabeza.

Pero aquella rehabilitación fue un fiasco. Poco después de que las máquinas comenzaran a trabajar, las paredes se desmoronaron y los responsables de la reforma decidieron tirarlo todo abajo. "No se sostenía en pie. Detrás de las fachadas no había más que una montaña de hierro sujetando unos muros que se caían de viejos. No pudimos hacer otra cosa", explica el arquitecto.

La demolición se hizo sin licencia, y afectaba a un edificio protegido. Por eso IU amenazó con llevar el asunto a los tribunales, pero finalmente Ayuntamiento y Comunidad avalaron el derribo.

4,2 millones

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El edificio quedó reducido a escombros y la rehabilitación se pospuso hasta mejor momento. Han pasado nada menos que cuatro años, y sólo ahora el Ayuntamiento ha retomado el proyecto.

El gobierno municipal aprobó ayer el gasto de 4,2 millones de euros para financiar unas obras que durarán 18 meses y deben estar listas "antes de verano de 2008", según dijo el vicealcalde.

El uso previsto inicialmente -una sede para la institución cultural Fundación Nuevo Siglo, encargada entre otras cosas de impulsar la candidatura olímpica de Madrid 2012- ha sido modificado, y ahora el casón será convertido en biblioteca pública con sala de lectura, aulas de trabajo en grupo y una sala especial para estudiantes en época de exámenes.

El edificio será una combinación "entre la arquitectura solariega original y las formas contemporáneas", dijo Cobo. El arquitecto responsable aseguró ayer a este periódico que, tal y como se decidió en un principio, las "fachadas históricas del siglo XVII se mantendrán". Mantenerlas es ya imposible, pero sí serán reconstruidas "tal y como eran, con ladrillo pintado y revoco a la madrileña [un acabado liso que imita la piedra]".

"Todas las rejas y escudos originales están guardados, numerados y catalogados desde la demolición. Todo eso se repondrá", afirma el vicealcalde.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS