Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peaje a Barajas: un camino para incautos

Las señales incitan a pagar para ir a la T-4. EL PAÍS comprueba que el acceso gratuito es más rápido

Para ir en coche a la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas conviene estudiar el terreno. El conductor neófito que tome la A-2 -gran parte de los que van al aeropuerto- se encontrará con una bifurcación y tendrá que elegir entre dos caminos. A la izquierda, la señal de tráfico pone "Aeropuerto"; a la derecha, "T-4 peaje". El avisado elegirá el primero, tomará la carretera antigua y en cinco minutos (sin tráfico) llegará a Salidas de la nueva terminal. Si opta por la señal a la T-4 tardará siete minutos y habrá pagado 1,55 euros. El Ministerio de Fomento, responsable de la indicación de los accesos, anunció ayer que revisará si las señales confunden a los conductores.

A las 12.30 de ayer comenzó la prueba realizada por este periódico. Un coche corriente, respetando la velocidad señalada, en un día sin mucho tráfico. El punto de salida, la carretera de Barcelona, la A-2, la misma que toman los miles de conductores que salen de Madrid por el túnel de María de Molina o por avenida de América. En un momento, tras pasar Barajas pueblo, llega la salida del aeropuerto. Y a los 200 metros, el carril se bifurca. A un lado, una señal pone: "Aeropuerto, M-11, M-12, M-13". Al otro, "T-4 peaje".

Siete minutos y 1,55 euros por la M-12; cinco minutos y menos distancia por la M-13

El coche toma la primera salida. Es la carretera antigua. El cronómetro y el cuentakilómetros se ponen a cero. Si uno quiere ir a la T-4, es probable que piense que se ha equivocado. Sobre todo porque las dos señales siguientes remiten a las "Terminales 1, 2 y 3". Ni rastro de la T-4.

Pero si el conductor continúa, y tras pasar por las tres terminales, verá la señalización de la que busca. Finalmente, aparece la T-4 con sus tejados ondulados de colorines. Por fin en las Salidas del aeropuerto. Ha tardado cinco minutos y medio desde la bifurcación y el recorrido ha sido de 8,3 kilómetros, sin pagar más que la gasolina.

Menos de media hora después, y de nuevo sin tráfico, el conductor se sitúa de nuevo en el punto crítico en el que está la señal. Pero esta vez toma la dirección "T-4 peaje", la que tomaría casi cualquier persona que no conozca el camino y que vaya a la nueva terminal, de la que parten todos los vuelos de Iberia y de sus compañías aliadas, como British Airways. La primera sorpresa es que la carretera parece alejarse del aeropuerto. Pero es sólo unos metros, hasta que enlaza con la M-40. Después del túnel, la M-12, en la que hay que pagar un peaje de 1,55 euros.

La mujer que atiende el peaje desde la caseta explica que ése no es el mejor camino si uno viene desde la A-2. Entonces, ¿por qué las señales remiten allí? "Pregúntele al Ministerio de Fomento", responde. Efectivamente, hasta las Salidas de la T-4 el conductor tarda siete minutos (más que en la anterior ruta) y ha recorrido 100 metros más que por el camino anterior. Y, lo más importante, ha pagado 1,55 euros.

Un portavoz del Ministerio de Fomento afirmó ayer que su departamento estudiará si las señales que indican el camino al aeropuerto son confusas, y afirmó que de ninguna manera se han indicado para beneficiar a la empresa concesionaria, propiedad de Obrascón Huarte Lain (OHL). "La señal de la carretera antigua indica al aeropuerto, que incluye la nueva terminal", afirmó este portavoz.

Lo cierto es que los taxistas de Madrid insisten en que los conductores que no conocen el camino siempre toman el peaje cuando van a la T-4. Uno de ellos, que trabaja habitualmente en Barajas, explica que con el peaje sí se ahorra tiempo si el conductor viene desde el norte, como de plaza de Castilla, pero no si viene desde el sur.

Un portavoz de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), la empresa pública que gestiona los aeropuertos, afirmó ayer que no consta que haya quejas de los viajeros por la mala señalización del acceso a través del peaje.

La terminal T-4, que abrió el pasado 5 de febrero, se ha convertido inmediatamente en la terminal más importante de Barajas. Hasta el 16 de junio, ha recibido 9,3 millones de pasajeros (el 60%) de los 15,7 millones que han pasado por el aeropuerto. Hasta el 16 de junio, Barajas ha gestionado 154.083 vuelos, de los cuales 90.699 pasaron por la T-4 (el 58,86%), según AENA.

Este diario intentó ayer, sin éxito, obtener la versión de la empresa concesionaria de la autovía de peaje, que en 2002 recibió una concesión para 25 años. La web de la empresa define la autovía como "el acceso más rápido y seguro a la nueva terminal T-4 del aeropuerto internacional de Madrid-Barajas".

Al hacer el camino inverso, saliendo desde la nueva terminal en dirección a Madrid, las señales del Ministerio de Fomento que indican el centro de la ciudad también recomiendan meterse por la autopista de peaje. En ningún lugar indican salir por la M-13, que lleva a la A-2 y desde allí hacia avenida de América sin pagar y con prácticamente el mismo tiempo.

El portavoz de Fomento señaló que el ministerio estudiará si las señales no están claras en los accesos al aeropuerto. Alegó que en muchos casos se han puesto señales nuevas hacia la T-4 sin cambiar las antiguas que indicaban el camino al aeródromo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 2006