Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo islamista

Las explicaciones del diario neoyorquino

Éstos son extractos de la carta abierta de Bill Keller, director de The New York Times, a los lectores para explicarles la decisión de publicar la información sobre espionaje bancario.

"Desde el 11-S, el Gobierno ha puesto en marcha programas secretos de vigilancia antiterrorista sin buscar una legislación que los autorizara y sin informar plenamente al Congreso. La mayoría de los estadounidenses parece apoyar que se adopten medidas extraordinarias para defenderse contra esta amenaza extraordinaria, pero algunos funcionarios han manifestado al Times sus dudas sobre la legalidad de las acciones y la existencia de suficiente supervisión. En nuestra opinión, el Times y otros medios han servido el interés del público al informar de forma veraz sobre estos programas".

"El argumento de la Administración para no publicar tenía dos componentes: primero, que el programa es legal, dispone de salvaguardias contra la violación de la intimidad y que ha sido muy valioso. Segundo, que sacarlo a la luz iba a poner en peligro su utilidad. No nos corresponde a nosotros decir si el programa es legal o eficaz, pero la noticia cita sólidos argumentos de quienes opinan que es así. Aunque algunos expertos que lo conocen dudan de su legalidad, y aunque a algunos responsables bancarios les preocupa que haya asumido cierta permanencia, citamos pruebas de que el programa contribuye a capturar y procesar a quienes financian el terrorismo".

"El factor que más tuvimos en cuenta fue la preocupación del Gobierno de que, al describir este programa, se haya puesto en peligro. El argumento que más oímos fue que los bancos dejarían de cooperar. Esto nos parece desconcertante. En primer lugar, los bancos ofrecen estos datos bajo la autoridad de una citación judicial, que impone una obligación legal. En segundo lugar, si, como dice el Gobierno, el programa es legal y eficaz, y está protegido contra la invasión de la intimidad, no parece que a los bancos vaya a costarles mucho defenderlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006