Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los consejeros moderan sus retribuciones

El sueldo de los consejos de las empresas cotizadas creció el 7% en 2005 mientras el beneficio aumentó el 43%

El sueldo de los consejeros de las empresas cotizadas perdió peso en 2005 en relación con los beneficios. La remuneración de los órganos de administración de las cerca de 120 empresas del mercado continuo de la Bolsa creció un 7% el pasado año, frente a un aumento de las ganancias del 43%. Las empresas cotizadas tienen unos 1.300 consejeros, de los que un tercio son independientes. Sólo hay una mujer consejera por cada 25 hombres.

Las empresas cotizadas del mercado continuo han terminado esta semana de hacer públicos sus informes anuales de gobierno corporativo, que proporcionan una detallada radiografía de sus consejos de administración. Los datos de dichos informes muestran que la retribución de los consejeros moderó su crecimiento. Frente a una tasa superior al 10% el año anterior, en 2005 el crecimiento medio de las retribuciones fue del 7%.

La paga variable ha sido el motor de ese crecimiento, debido al excelente momento que atraviesan las finanzas de las empresas. Los beneficios, de hecho, crecieron un 43% en 2005, seis veces más que las remuneraciones de los consejeros. El sueldo del consejo, de ese modo, supone una carga cada vez menor para sus cuentas de resultados.

El grueso de la retribución se concentra en los consejeros ejecutivos, aquellos que además de estar presentes en el Consejo de Administración de la empresa ejercen también tareas de alta dirección en la misma.

Con los datos de las empresas incluidas en el análisis, los ejecutivos son 242 de un total de 1.296 consejeros, esto es, menos de la quinta parte. Sin embargo, su sueldo representa dos tercios del total. El sueldo medio de los consejeros ejecutivos asciende a 848.000 euros (1,45 millones en el caso de los de las empresas del Ibex 35), lo que supone casi 10 veces más que lo que cobran los consejeros externos.

A elevar esa media contribuyen los principales directivos de las grandes empresas. Los sueldos más altos corresponden a los ejecutivos del Santander, Alfredo Sáenz (7,16 millones), Francisco Luzón (4,003 millones), Matías Rodríguez Inciarte (3,97), Emilio Botín (3,035) y Ana Patricia Botín (2,73); y a los del BBVA, Francisco González (4,13 millones más 4,8 millones de incentivo plurianual del periodo 2003-2005) y José Ignacio Goirigolzarri (3,317 millones más 4,034 millones plurianuales).

Manuel Pizarro, presidente de Endesa, ganó 2,2 millones. Telefónica e Iberdrola también pagan algunos de los sueldos más altos, pero no los individualizan, algo que deberán empezar a hacer con las remuneraciones del próximo año para cumplir con las recomendaciones del Código Unificado de Buen Gobierno recientemente publicado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Junto a los 242 consejeros ejecutivos, las empresas tienen 933 empleados calificados como altos directivos, una categoría para la que cada empresa sitúa el listón en un nivel diferente. Entre ambos grupos dejan a las empresas cotizadas una factura de unos 550 millones de euros por la dirección de las empresas cotizadas. Esa cifra incluye la remuneración fija y variable, más las dietas, atenciones estatutarias, plusvalías con opciones y otros conceptos, pero no recoge las aportaciones a planes de pensiones, especialmente generosos en el caso de la gran banca.

En el caso de los consejeros, la alta retribución de los ejecutivos eleva la media hasta 239.000 euros. Pero, en realidad, el sueldo de los consejeros externos es mucho menor, en el entorno de los 90.000 euros de media tanto para lo dominicales (representan a accionistas) como para los independientes.

Los órganos de administración con una retribución total más alta son los del Santander, BBVA, Telefónica, ACS, Indra e Iberdrola. Dos son las variables que mejor explican el orden en que las empresas se sitúan en la clasificación de retribuciones. Por un lado, el tamaño de las empresas, lo que explica que los grandes bancos, las eléctricas, Repsol y Telefónica estén en la parte alta de la tabla. Por otro, el número de consejeros ejecutivos, que influye aún más que el número total de consejeros. ACS, PRISA (grupo editor de EL PAÍS) y Ferrovial están entre las empresas que tienen un mayor número de consejeros con tareas ejecutivas, que, por tanto, además de la remuneración de administrador perciben los sueldos y salarios correspondientes a esas funciones. En Santander, BBVA y Telefónica confluyen ambos factores.

Aunque la tónica general sea la moderación en el crecimiento de los sueldos, la evolución varía mucho de unas empresas a otras. Los cambios en la composición interna del consejo (en particular la reducción de algunos de ellos o la salida de ejecutivos) en empresas como Repsol, Iberdrola, Popular, Sacyr o FCC, la desaparición de alguna partida extraordinaria (Ferrovial) o la simple contención del gasto (en Abertis, PRISA, Sogecable, REE, Enagás o TPI) contribuyen a contener el crecimiento.

Diferencias

Éste es el segundo año en que las empresas han dado cuenta de las retribuciones de sus consejos de administración con un modelo único y obligatorio de informe de gobierno corporativo. Las empresas, sin embargo, interpretan de modo diferente las exigencias de los informes, de modo que la información no siempre es homogéneamente comparable. Iberia, por ejemplo, no incluye en las casillas correspondientes el sueldo de sus consejeros ejecutivos, que sólo detalla en notas anexas. Hay empresas que contabilizan como retribución las indemnizaciones y otras que las dejan al margen, algo parecido a lo que sucede con las plusvalías con opciones sobre acciones e instrumentos similares, que vuelven a cobrar cada vez más fuerza. Las retribuciones plurianuales, como las de BBVA e Iberdrola, son otro ejemplo que escapa al corsé de las casillas del modelo. Algunas empresas, directamente, registran sus informes en la Comisión Nacional del Mercado de Valores sin aportar la información legalmente exigida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de junio de 2006

Más información