Una autobiografía y dos discos revitalizan la voz de Johnny Cash

La figura del cantante 'country' revive después de 'En la cuerda floja'

Después de que este año Hollywood acudiera al rescate del cantante y compositor country Johnny Cash (1932-2003) mediante el oscarizado biopic En la cuerda floja, de James Mangold, ha aparecido en España recientemente el libro La autobiografía de Johnny Cash, editado originalmente en 1997. Los discos American V: A Hundred Highways y Personal File contribuyen también a reavivar la figura del artista.

En La autobiografía..., el cantante norteamericano va realizando sobrias y atinadas reflexiones sobre los puntos más importantes de su vida, demostrando un nivel de sinceridad abrumador, una tremenda hombría a la hora de presentar las fases oscuras de su existencia -su adicción al alcohol y las anfetaminas, los adulterios cometidos en su primer matrimonio...- y, sobre todo, una entidad personal que le llevó a cabalgar sobre dos siglos y a marcar con su obra quizá el periodo más apasionante de la historia de los Estados Unidos.

Su dura infancia en los campos de algodón del Arkansas de los años cuarenta, la prematura muerte de su hermano Jack, sus primeros pasos en el apasionante mundo del country, sus primeras grabaciones en el sello Sun Records, donde coincidió con los pioneros Jerry Lee Lewis, Carl Perkins y, sobre todo, Elvis. La ascensión del hombre de negro al Olimpo de los grandes intérpretes norteamericanos de la música de raíz, con su correspondiente parada en las prisiones para grabar álbumes en los que se solidarizaba con la tragedia de los presos, así como su ocaso profesional durante los años ochenta y su posterior vuelta a la primera línea de la actualidad musical de la mano del productor Rick Rubin... Su íntima amistad con otras leyendas: Roy Orbison, Waylon Jennings, Bob Dylan o Kris Kristofferson; su primer y fallido matrimonio y la posterior relación definitiva junto a la que fue su gran amor, la también cantante June Carter, procedente de la familia artística del mismo apellido. Su caída a los infiernos de las drogas, con una curación guiada por un espíritu religioso que ya le acompañaría hasta el final de sus días y, finalmente, una provechosa edad madura en la que Cash fue tan feliz como su torturada personalidad le permitió, conforman el retrato de un hombre de los pies a la cabeza que encarnó en persona esa figura mítica del héroe del paisaje típico de Estados Unidos.

También, la discografía de Johnny Cash continúa exprimiendo el mito tras la muerte del ídolo. El próximo 4 de julio se edita en Estados Unidos American V: A Hundred Highways, el álbum grabado por Cash en los meses anteriores a su muerte, en septiembre de 2003, también junto al productor Rick Rubin. Con dos propias canciones inéditas -Like the 309, la última escrita por Cash, y I Came to Believe, un tema antiguo que versa sobre la adicción a las drogas y la salvación por la religión-, Cash se aplica también a versionear a otros iconos norteamericanos, como Bruce Springsteen con Further On (Up the Road) y la leyenda del country Hank Williams en On the Evening Train. Todo ello mientras aún resuenan las notas del disco Personal File, no editado en nuestro país; este álbum es una serie de informales sesiones privadas en la casa de Cash, encontradas después del fallecimiento del autor de Folsom Prison blues. El álbum contiene 49 temas que datan de 1973.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de junio de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50