La UE prevé que su ayuda a Cisjordania y Gaza llegue en julio

Los hospitales recibirán suministros y se garantizará el pago de los carburantes

Si prosperan los plazos que la Unión Europea maneja, a principios de julio los hospitales palestinos paliarán la escasez de suministros, el personal sanitario empezará a cobrar y el carburante estará garantizado. Será la primera ayuda humanitaria que los Veinticinco envíen a los palestinos a través de un nuevo mecanismo que deja totalmente al margen al Gobierno islamista de Hamás. La UE, el mayor donante de los territorios ocupados, pretende que el Gobierno sionista canalice a través de este sistema los impuestos palestinos que retiene. Los israelíes, no obstante, son muy reticentes.

Más información

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, se reunió ayer, por separado, con la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, y con el presidente palestino, Mahmud Abbas, para explicarles este nuevo plan con el que la UE enviará de nuevo ayudas a los palestinos. La Unión, que transferirá 100 millones de euros, cortó las subvenciones cuando Hamás tomó posesión del Ejecutivo. La iniciativa está respaldada por el Cuarteto (EE UU, la ONU y Rusia, además de la UE).

El mecanismo, dirigido a sufragar necesidades básicas para evitar una crisis humanitaria, tiene tres partes. Servirá para financiar suministros sanitarios esenciales y subvenciones directas -"no salarios", puntualizó la comisaria- a médicos y enfermeras. También garantizará el pago de la factura de carburante.

La tercera pata es una ayuda directa a los "palestinos más necesitados". La pobreza aumenta en Gaza y Cisjordania porque la mayoría de los 165.000 funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) lleva cuatro meses sin cobrar. El Gobierno adelanta estos días 240 euros a 90.000 empleados con salarios inferiores a 400 euros. Ferrero-Waldner afirmó en Jerusalén, en conferencia de prensa con la canciller israelí, que el dinero para sanidad y gasolina llegará a principios de julio.

Las familias más necesitadas tendrán que esperar, porque definir los criterios de selección llevará tiempo. Sí está claro que el dinero les llegará directamente a sus cuentas corrientes, según Ferrero-Waldner. Ésta tenía previsto analizar los detalles con representantes del Banco Mundial, del Programa Mundial de la Alimentación y de la UNRWA (agencia de la ONU para los refugiados palestinos).

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La reunión entre la comisaria europea y la ministra de Exteriores israelí fue insuficiente para salvar las reticencias del Gobierno judío a transferir mediante esta vía los 180 millones de euros retenidos, desde la victoria de Hamás, por los impuestos que cobra en nombre de la ANP. "Compartimos [con la UE] la política de deslegitimar al Gobierno de Hamás sin castigar a los palestinos, pero encontramos dificultades en su aplicación", explicó Livni. La ministra rechazó cualquier "ayuda directa o indirecta al Gobierno de Hamás". Y Ferrero-Waldner reiteró que sólo un Gobierno que renuncie a la violencia, reconozca al Estado de Israel y respete los acuerdos recibirá ayuda de las potencias.

En principio, los funcionarios del sector de la educación no se verán beneficiados por este mecanismo de la UE. EE UU ha mostrado siempre recelos a que se aplique a este colectivo por su desacuerdo con el currículo que se imparte en las escuelas. No sólo sucede en los territorios palestinos. En varios países árabes, especialmente los del golfo Pérsico, que tienen estrechos vínculos con Washington, la Administración de Bush también presiona para que se modifique el ideario educativo.

En cualquier caso, el prestigio de la UE entre los palestinos se ha hundido. Y no sólo entre los partidarios de los fundamentalistas. Los ciudadanos de Cisjordania y Gaza no entienden por qué Bruselas no da una opción a la negociación con Hamás. No comprenden por qué se exige a Hamás que reconozca a Israel, cuando el Estado sionista es la potencia ocupante. "La frustración respecto a Europa es completa en todos los ámbitos. La idea que tenía el pueblo palestino es que la UE defendería una posición más moderada, no tan agresiva como la de Washington", explica Talal Okal, analista político y profesor de la Universidad Al Zahar de Gaza. "Creo que la UE es víctima de la política internacional de EE UU", añade.

Policías palestinos vigilan la entrada del Parlamento en Ramala.
Policías palestinos vigilan la entrada del Parlamento en Ramala.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50