Reportaje:Especial Educación

El debut de los 'masters' oficiales

Las universidades catalanas empiezan a ofrecer los primeros cursos adaptados a Bolonia

El próximo curso será crucial para las universidades. La razón: que por vez primera incorporan en su oferta los másteres oficiales. Estos cursos se añaden a la larga lista de titulaciones de posgrado que, hasta la fecha, han venido ofertando, con éxito, todas las universidades catalanas. Masters, posgrados, especializaciones y actualizaciones. Un sinfín de programas dirigidos a todos los que desean ampliar sus conocimientos con el propósito de afrontar, con éxito, los nuevos retos que plantea el mercado laboral, que cada vez más exige a los profesionales formarse continuamente.

La oferta de cursos de posgrado no ha parado de crecer durante los últimos años. Los primeros masters y posgrados nacieron ligados a un único ámbito: la economía. Pero hoy la oferta va mucho más allá de los números, los balances y las cuentas de resultado. El abanico es enorme, abarca todos los ámbitos del conocimiento. Ciencias naturales, tecnología, ciencias sociales y humanidades. Y si el catálogo es inmenso, la demanda también, que tampoco ha parado de subir, curso tras curso.

El precio de los 'masters' oficiales rondará entre los 800 y los 1.000 euros
La Unión Europea apuesta por unificar la formación universitaria y los posgrados
Para aprobar un crédito europeo se requerirán 25 horas de trabajo en clase y en casa
El alumno diseñará a la carta el plan de estudios y lo adaptará a sus necesidades
Las facultades ofrecen cursos de gestión aplicada a diferentes sectores económicos
Hace casi medio siglo que centros como ESADE o EADA ofertan cursos de alta dirección
El campus virtual de la UOC sobresale por su oferta centrada en las nuevas tecnologías
Tarragona se vuelca en el turismo y la química y Lleida apuesta por el sector agroalimentario

Y en septiembre, llegan los masters europeos, que se añaden a la larga lista de oferta en posgrados. Unos nuevos títulos que significan la adaptación de los diferentes programas de posgrado que ofertan las diferentes universidades catalanas a la Declaración de Bolonia, el documento consensuado por todos los países de la Unión Europea. Este documento detalla el nuevo modelo que a partir de 2010 compartirán las universidades de todo el viejo continente. Un nuevo marco que obliga a rediseñar por completo el papel de las universidades. Con Bolonia, el cambio es radical, y según explica la vicerrectora de docencia de la Universidad de Lleida, Isabel del Arco, las diferentes facultades "lo afrontan con ilusión". Pero también con la "dificultad" que supone que, a partir de ahora, existirán dos grandes tipologías de titulaciones: las oficiales (los nuevos cursos europeos) y las no oficiales. Con la denominación no oficial, se agrupan todos los cursos que no contarán con el aval de la Administración educativa, y que ofrecen como título propio los diferentes centros. Esto ha sido lo que ha ocurrido hasta la fecha con las titulaciones de posgrado.

La finalidad de la Unión Europea en la llamada Declaración de Bolonia es clara: Lograr la convergencia entre los diferentes sistemas educativos. Este nuevo plan quiere acabar con las dificultades que supone que en cada uno de los países europeos exista un sistema universitario distinto.

El objetivo de las autoridades europeas es potenciar la movilidad entre los estudiantes universitarios, y también de los que cursan cursos de posgrado. De ahí el interés por potenciar los llamados másteres interuniversitarios. O sea, programas que ofertan conjuntamente diferentes universidades europeas. En Cataluña, en el próximo curso escolar ya habrá títulos de esta naturaleza.

Además de potenciar la movilidad, Bolonia también quiere unificar los planes de estudio. De este modo, ya no hará falta tener que convalidar las titulaciones universitarias, como ha venido ocurriendo hasta la fecha. Todo ello reducirá, y mucho, la burocracia. Además de potenciar un sistema universitario compartido, la Unión Europea también desea que todos estos cambios contribuyan a situar el continente como referente mundial en formación, ciencia e investigación.

Un sinfín de cambios estructurales en el sistema universitario que empiezan ahora a generalizarse. El horizonte: 2010. En este año, el nuevo sistema educativo paneuropeo ya estará implementado. La Declaración de Bolonia establece que la educación superior consta de dos niveles: el grado y el posgrado. El grado equivale a las actuales diplomaturas y licenciaturas. Todas ellas tendrán la misma duración: cuatro años. Después del grado, habrá el posgrado oficial.

Las universidades destacan la diferencia existente entre la actual formación universitaria (los másteres y posgrados no oficiales) y los nuevos postgrados oficiales. "La terminología que se usa es similar y desde las universidades insistimos en diferenciar claramente entre los títulos oficiales y no oficiales", explica Rosa Novell, vicerrectora de política académica de la Universidad de Barcelona.

Pero, ¿cuáles son las diferencias entre la formación postuniversitaria oficial y la no oficial? "La formación oficial es un título acreditado por la Administración, y que además, pasa por un control de calidad, como si de una ISO se tratase", explica Novell. "En cambio, la oferta no oficial son los títulos para licenciados y diplomados que hacen las universidades, pero que no están acreditados ni hay normativas legales que los regulen", añade.

Pero una de las principales diferencias entre los títulos oficiales y los no oficiales pasa por los bolsillos. La razón: que en los nuevos títulos adaptados a Bolonia, el precio es público. O sea, lo fija la Administración educativa - en el caso de Cataluña, la propia Generalitat -, que también se encarga de homologar el título y supervisar los temarios y las metodologías. Aún no se ha confirmado el precio definitivo por cada crédito, pero se estima que rondará entre los 15 y los 25 euros. De este modo, el precio total de un máster oficial se situará entre los 800 y los 1.200 euros.

Por tanto, ello significa que la Administración asume buena parte del coste que supone para los estudiantes la formación. En cambio, en los másteres, postgrados, especializaciones y actualizaciones no oficiales, el coste lo seguirá asumiendo íntegramente cada alumno.

El nacimiento de los masters y posgrados oficiales no significa que tengan que desaparecer el resto de cursos, los no oficiales, los que las diferentes universidades y centros educativos han ofertado hasta la fecha. Más bien lo contrario. A partir del próximo curso, existirá una doble red: la oficial y la no oficial.

Los cursos oficiales y los no oficiales se dirigen a públicos diferentes. Según la vicerrectora e política académica de la Universidad Politécnica de Cataluña, Anna Sastre, los masters oficiales se dirigen especialmente a los recién licenciados: tanto a los que deciden desarrollar su carrera profesional en la propia universidad como los que necesitan más formación para lograr que su salto en el mercado laboral sea exitoso.

En cambio, la oferta no oficial va dirigida a "los profesionales en activo", explica Sastre. "Dado que en España aún no existe una mentalidad generalizada de educación continua y la dificultad para combinar trabajo y estudio, es bastante posible que predominen los estudiantes recién licenciados" en los masters oficiales, explica Maria Morrás, vicerrectora de posgrados de la Universidad Pompeu Fabra.

Las universidades catalanas tienen de tiempo hasta 2010 para adaptarse totalmente a la Declaración de Bolonia. De hecho, muchas universidades catalanas empezaron a ofrecer, en este curso escolar que está a punto de concluir, una serie de titulaciones piloto a petición del propio Departamento de Educación y Universidades. Una experiencia que ha servido para dar bagaje a este complejo proceso. El próximo curso escolar empieza ya con una oferta de masters oficiales, que todas las universidades irán ampliando en los próximos años.

La aparición de los máster oficiales significa la desaparición de los cursos de doctorado. "Los doctorados como los concebíamos hasta ahora desaparecen que se reconvierten en cursos especializados en investigación", explica Rosa Nonell, vicerrectora de política académica de la Universidad de Barcelona. Los cursos que remplazan el doctorado, explica Nonell, se dirigen a "estudiantes que quieren desarrollar su carrera profesional en las propias universidades", y la duración de la mayoría de estos programas es de un curso escolar.

También existen masters oficiales para los recién licenciados que demandan conocimientos especializados. "Estos cursos acostumbran a durar un poco más, unos dos años", explica Nonell. La razón: que muchos de ellos se imparten a tiempo parcial.

De este modo, los estudiantes que lo desean pueden compatibilizar si lo desean la formación con el trabajo. "El objetivo es que el alumno pueda matricularse por módulos o incluso asignaturas", comenta Nonell. "Y con Bolonia, los módulos o asignaturas de másteres oficiales que impartan los alumnos también contarán con el reconocimiento oficial".

Nonell también destaca que existirán los denominados "cursos mixtos", que se "dirigen tanto a los que quieren centrar su carrera profesional en las universidades como los que deciden estudiar más para afrontar con éxito su inserción en el marco profesional".

Esta diversidad de públicos en los masters oficiales se traduce en la necesidad de flexibilizar estos programas. La oferta no de dirige a un único público, sino a colectivos con necesidades formativas muy concretas. "Con la entrada en vigor de la Declaración de Bolonia, en el grado y en el posgrado los itinerarios cerrados desaparecen", explica Rosa Nonell. "Hoy la enseñanza está muy reglada", asegura. "En el futuro, será el propio estudiante quien diseñará, en función de sus propios intereses personales y preferencias, las asignaturas que quiere estudiar".Y no sólo escogerá asignaturas o temarios. También podrá administrar a su media el ritmo de estudio. Habrá profesionales que también optarán para estudiar un máster oficial, y no podrán dedicar la mayoría de su tiempo al estudio.

De aquí el interés de la Universidad de Bolonia en apostar por la flexibilización. La posibilidad de poder planificar el ritmo de estudios abre la puerta a muchas personas que tienen que compaginar los dos ámbitos, sin renunciar a ninguno de ellos.

Por norma general, los masters oficiales durarán entre uno o dos cursos académicos, o sea, una carga lectiva de entre 60 y 120 créditos europeos. Cada crédito europeo significa 25 horas de trabajo: se incluye tanto las horas que un estudiante está en la clase como las que tiene que dedicar en casa a estudiar, preparar trabajos o elaborar prácticas.

"Con la entrada en vigor de Bolonia también se transformará la docencia. Los profesores pasarán de tener que evaluar únicamente los conocimientos que tiene el alumno, y ahora también tandrán que valorar su actitud y el proceso de adquisición de competencias, tanto las de la propia asignatura en concreto como otras de ámbito más transversal", cuenta Sastre. Todo ello, explica la vicerrectora de la Universidad Politécnica, implica consolidar la idea de que el foco que tiene que articular el sistema universitario y posuniversitario es el propio estudiante.

Este enfoque se traduce en la aparición de una nueva figura, tanto en las carreras universitarias como en los cursos de posgrado: los tutores. "Se encargarán de hacer un seguimiento permanente de los alumnos", explica Ramon Alemany, vicerrector de orientación académica de la Universidad Abierta de Cataluña. Los tutores tenderán las consultas de los alumnos y además, les ayudarán a adaptar, en función de las necesidades, el plan de estudios del curso de posgrado.

Hace 10 años, la palabra master estaba estrechamente vinculada a un único universo: el económico. Lo que en un principio estaba destinado especialmente a gestores, economistas y administrativos hoy se ha popularizado y la oferta abarca a todos los profesionales y ámbitos del conocimiento.

Prueba del peso que siguen teniendo los números en la formación posuniversitaria es el amplio prestigio de que gozan nacional e internacional las escuelas de negocio con sede en Barcelona. Hace casi medio siglo que centros como ESADE o EADA ofrecen cursos de alta dirección y administración a profesionales en activo. Su oferta estrella pasa por unas siglas: los MBA (master in business administration). Pero también han introducido cursos de gestión financiera especializados.

Dentro de los MBA se distinguen dos grandes tipos de curso: a tiempo completo (full time) y parcial. Desde ESADE y EADA recuerdan que la particularidad de los cursos a tiempo completo es que la mayoría de sus alumnos son extranjeros. Todos ellos optan por venir durante un año a Barcelona para ampliar conocimientos que les permitan afrontar mejor los retos que plantea la economía del futuro. Para profesionales en activo que requieren de formación y no pueden destinar la mayoría de su tiempo a hacer el curso, existe la oferta part time.

Muchas facultades optan por ofrecer cursos especializados en sectores económicos en concreto. Este es el caso de La Salle, un centro que nació centrado en arquitectura y ingeniería y que ahora cuenta con una amplia oferta en dirección de empresas y finanzas. Una de sus apuestas es un curso especializado en la gestión de empresas deportivas. Un programa que, según explican desde La Salle, se dirige a "los entusiastas del mundo deporte". Otro de sus cursos enlaza las nuevas tecnologías -su punto fuerte tradicional- con la gestión de empresas de este sector.

Por su parte, la Escuela Superior de Diseño (el ESDI) de Sabadell, centro adscrito en la Universidad Ramon Llull, que ofrece un curso especializado para gestionar empresas del sector de la moda y el diseño.

Las universidades catalanas que cuentan con una mayor oferta de cursos de posgrado, tanto oficiales como no oficiales, son la Universidad de Barcelona y la Autónoma. No en vano, son las universidades que cuentan con más facultades, más alumnos y más profesores. Su amplia oferta en carreras universitarias también se traduce en un abanico amplísimo en el universo de los posgrados.

Desde la Universidad de Barcelona, su vicerrectora de política académica, Rosa Nonell, recuerda que esta institución oferta aproximadamente el 50% de la formación posuniversitaria en Cataluña. Entre sus puntos fuertes, explica Nonell, destaca la amplia variedad de cursos que ofrecen en el sector de las ciencias de la salud. Entre ellos, destaca un programa sobre avances en biología molecular u otro sobre prótesis.

La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) también sobresale por la gran variedad de titulaciones. "La UAB es una universidad orientada a la investigación que tiene una oferta de titulaciones de grado que abarcan todos los ámbitos del conocimiento; es evidente que esto se traducirá en la creación de una oferta de posgrados amplia, diversificada, que responda a la gran riqueza docente de la universidad", cuenta la vicerrectora de ordenación académica, Dolors Riba. La vicerrectora de la Autónoma expone que "entre los cursos con más demanda están masters en el ámbito de las biociencias, centrados en bioquímica, biología molecular y biomedicina". En el ámbito de las letras, uno de los cursos que según Riba es más exitoso es el master en Traducción, Interpretación y Estudios Interculturales. "Ha recibido peticiones de estudiantes de Europa, América, Ásia y África".

Otra de las posibilidades en formación posuniversitaria son los cursos a la carta. Entre los centros que lo ofrecen destaca el Instituto de Educación Continua de la Universidad Pompeu Fabra. Unos programas hechos a medida que, según aseguran desde esta institución, permiten incorporar tanto contenidos de su oferta general como otros de nuevo creación. Todo ello con el propósito que la formación pueda adaptar su metodología, duración y nivel de aprendizaje a las necesidades específicas de las diferentes empresas y de sus trabajadores.

Los puntos fuertes de la formación de posgrado de la Universidad Pompeu Fabra son, según explica su vicerrectora de posgrado, Maria Morrás, "Las ciencias sociales y humanidades, la biología humana y las tecnologías de la información: informática e ingeniería de las telecomunicaciones". "La oferta de posgrado para el curso 2006-2007 y la prevista para los próximos años responden a las áreas de conocimiento e investigación en los que somos especialmente fuertes", explica.

Entre las propuestas de la Pompeu Fabra en ciencias sociales, Morrás destaca un "master de investigación en ciencias políticas, con cuatro especialidades, que está teniendo una fuerte demanda por la calidad de sus profesores". "Aunque sin lugar a dudas el curso que hasta el momento más expectación ha despertado es el master en Innovación y Calidad Televisivas, de carácter profesionalizador y desarrollado en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona y TV-3, de una gran novedad por la activa participación de esta institución", explica Morrás.

No sólo se ofrecen masters y posgrados en las facultades ubicadas en Barcelona y su área metropolitana. Las universidades Rovira i Virgili de Tarragona, la de Lleida, la de Girona y la de Vic ofrecen una destacada oferta en masters, posgrados, especializaciones y actualizaciones. Y todas ellas también han empezado a ofertar, este año, los primeros masters oficiales.

Lo que singulariza la oferta de Lleida, Tarragona y Girona es que se especializa en ámbitos del conocimiento en concreto. Cada una de estas universidades cuida con mimo y detalle la formación vinculada a los sectores económicos más dinámicos de cada provincia. De este modo, la Universitat de Lleida se distingue por su apuesta en el sector agroalimentario, mientras la Rovira i Virgili se ha volcado en enología o en el sector químico. Todo ello demuestra que, para los centros, especializarse es fundamental.

Uno de los ejemplos que mejor visualizan este proceso de especialización territorial es la Escuela Superior de Diseño (ESDI) de Sabadell, un centro que hoy está adscrito a la Universidad Ramon Llull. El ESDi se ubica en una comarca donde tradicionalmente el sector puntero ha sido el textil. Y fruto de la necesidad de formar profesionales especializados en diseño textil nació el ESDI. Aunque, como ilustra su catálogo de ofertas, hoy únicamente no apuestan por los tejidos, la moda y los focos de las pasarelas. Entre sus propuestas, destaca un curso especializado sobre diseño de mobiliario, u otro centrado en el diseño de oficinas y espacios de trabajo. Aunque el textil sigue siendo una de las bazas del ESDI, tal como prueban cursos como uno especializado en la conservación de tejidos u otro centrado en el universo de los complementos de moda.

Química, enología, arqueología, prehistoria y turismo. Estos son los ámbitos que singularizan la oferta de la Universidad Rovira i Virgili.

En Vic, por su parte, una de sus apuestas es un master oficial sobre periodismo especializado en gastronomía. Por su parte, la Universidad de Lleida ofrece 10 masters oficiales. De ellos, tres son de ámbito agroalimentario; y dos más centrados en la gestión de los bosques. Unos campos que, según explica la vicerrectora de docencia de esta universidad, Isabel del Arco, son "los punteros" en Lleida, y que se quieren potenciar especialmente, "tal como reconoce el plan estratégico del centro".

De hecho, la de Lleida es la única universidad catalana que imparte ingenierías forestales y agrícolas. Dos ámbitos que cuentan con un importante peso económico en la provincia de Lleida.Prueba del éxito que, según del Arco, están teniendo estos cursos especializados, es que "hace pocos días que se han abierto las matrículas y en algunos cursos ha habido más de 100 solicitudes".

Uno de los títulos con más éxito, comenta del Arco, es el curso sobre sanidad y producción porcina, cuyo propósito es proporcionar a sus alumnos las claves para gestionar una planta de producción porcina: tanto la vertiente sanitaria como las claves para mejorar y optimizar el rendimiento de la explotación agraria. Otra de sus apuestas pasa por ofrecer a los alumnos que lo deseen especializarse en la gestión de los bosques. Un curso que se ofrece conjuntamente con otras cinco universidades europeas.

La Universidad de Girona, por su parte, oferta para el próximo curso "16 masters oficiales y otros 17 no oficiales", según explica la vicerrectora de docencia y política acadèmica, Maria Lluïsa Pérez. Entre las posibilidades que ofrece, destaca su apuesta por las tecnologías, que se concreta, explica Pérez, en "un curso sobre nanotecnología, otro sobre innovación empresarial y gestión de la tecnología, u otro sobre ciencia y tecnología del agua". Además de la tecnología, otra de las apuestas del campus de Girona pasa por el turismo, y entre su oferta, destaca un master en dirección y planificación de empresas turísticas.

El conocimiento no tiene fronteras. Y prueba de ello es que cada vez más hay más alumnos que optan por la formación a distancia. Las diferentes facultades empiezan a ofertar, aunque de manera tímida, formación a distancia. Aunque la palma en este sector se la lleva la Universidad Abierta de Cataluña, la UOC, que ofrece un campus íntegramente virtual.

La oferta de la UOC empezó hace unos 10 años, en principio centrada en humanidades y empresariales. Pero hoy la oferta de la UOC es inmensa. Oferta tanto carreras universitarias como cursos de posgrado. Y para el próximo curso escolar, incorpora másteres oficiales. Concretamente, un programa especializado en sociedad del conocimiento.

Otra de las apuestas de la UOC pasa por los cursos especializados en Derecho, según explica la directora ejecutiva de programas de posgrados del centro, Diana Amigó. Amigó explica que a partir del próximo curso ofrecerán un programa sobre administración electrónica, u otro sobre derecho comunitario de la Unión Europea que cuenta con el apoyo del Patronato Catalán Pro Europa. Otra de las novedades que la UOC ofrecerá a partir de septiembre, explica Amigó, es un curso sobre derecho internacional que cuenta con la colaboración de Cruz Roja.

Y en la UOC no sólo hay espacio para el Derecho. Entre las apuestas en ciencias, explica Amigó, destaca un curso especializado en biotecnología, "el uso de las técnicas informáticas para resolver problemas biológicos". Otra de sus novedades es un curso especializado en la aplicación de las nuevas tecnologías para los profesionales de la traducción.

Las universidades catalanas han ido incorporando la oferta semipresencial en sus cursos. Este es el caso del Instituto de Educación Continua de la Universidad Pompeu Fabra, que ofrece casi una decena de masters virtuales. Entre ellos, uno sobre economía de la salud, otro sobre documentación digital, o un curso sobre dirección bancaria. Otro ejemplo es la Universidad de Vic, que juntamente con la Universidad de Barcelona, ofrece un master oficial sobre estudios de mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de junio de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50