España y Rumania acuerdan crear un grupo contra el crimen organizado

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro rumano, Calin Popescu, certificaron ayer en La Moncloa la sintonía entre España y Rumania en materia de inmigración, la integración de Rumania en la Unión Europea el próximo 1 de enero y la lucha contra la delincuencia organizada. En este último punto, ambos se comprometieron a mejorar la cooperación, creando un grupo de trabajo "bilateral en materia de inmigración para mejorar la cooperación policial, hacer un seguimiento de los grupos de delincuentes y articular el desplazamiento recíproco de funcionarios entre los dos países".

Los rumanos son la tercera comunidad de extranjeros residentes en España -detrás de marroquíes y ecuatorianos-, con 317.000 personas, 165.000 de ellas afiliadas a la Seguridad Social. El presidente del Gobierno señaló que se trata "en general de una comunidad muy bien integrada y muy apreciada en sus localidades de residencia" y trasladó a Popescu el empeño "indiscutible" de integrar al máximo a todos los inmigrantes rumanos. Zapatero reconoció la contribución de éstos al desarrollo económico de España. Ambos coincidieron en la necesidad de mejorar el funcionamiento del acuerdo de flujos migratorios, y de no relacionar actos delictivos e inmigración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS