Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inclán cree "un disparate" que las centrales amenacen con un conflicto de "años"

El consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, mantuvo ayer la pugna verbal con los sindicatos ELA, SATSE y ESK, que mantienen abierto el conflicto laboral con Osakidetza, 24 horas después de que estas centrales retomasen sus protestas con un encierro en el vestíbulo del Hospital de Cruces al que puso fin una dotación de la Ertzaintza. Inclán consideró "un disparate" que los sindicatos hayan advertido de que el conflicto "va a durar años" si Osakidetza mantiene su intención de limitar a 4.000 plazas la próxima oferta pública de empleo (OPE) que quiere convocar. Las centrales consideran que esta propuesta resulta "absolutamente insuficiente".

El titular de Sanidad aprovechó un acto en Portugalete para destacar que "lo importante es buscar acuerdos" y mostró su sorpresa por que "alguien diga que este conflicto va a durar años". "Me perece tremendo, un disparate", añadió. "Tengo en la cabeza una cosa que se llama Caballito [multinacional alemana del metal cuya planta vitoriana mantuvo la huelga más larga de la historia del País Vasco, con 746 días]. Hay que querer buscar soluciones y para ello lo necesario es querer sentarse", apuntó, según informa Efe.

El consejero destacó que el Servicio Vasco de Salud sigue siendo un referente dentro y fuera de España y, después de insistir en que "hay que buscar puntos de encuentro", afirmó que "las condiciones laborales de Osakidetza son buenas; el resto son mejoras y para mejoras siempre, pero para extorsión, no".

"No podemos vender Osakidetza para pagar sueldos", apostilló el consejero, para quien "lo más importante" es que sobre la mesa hay soluciones. "Naturalmente, la solución nunca es la perfecta, pero para que todo el mundo gane, las dos partes tienen que dejar pelos en la gatera".

"Asalto intolerable"

Tras asegurar que los problemas no se solucionan "con violencia", Inclán consideró "absolutamente intolerable asaltar una zona de paso, de asistencia, de reclamaciones en el hospital", en referencia a la protesta en Cruces. Las tres centrales han convocado para primera hora de esta mañana un nuevo encierro en el Hospital de Txagorritxu en Vitoria dentro de su programa de movilizaciones.

El consejero mostró en el acto en que participó en Portugalete su disposición a construir un nuevo centro de salud en el barrio Buenavista de dicha localidad vizcaína y pidió al Ayuntamiento que comparta los gastos de su construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2006