Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria prevé cortes de luz en Girona en el futuro para evitar caídas de la red

Red Eléctrica alerta de un apagón de "varias horas o varios días"

El consejero de Trabajo e Industria, Jordi Valls, admitió ayer que existe un plan para hacer frente a la precariedad energética de Girona en el que se prevén, además del uso de grupos electrógenos este mismo verano, posibles cortes selectivos de electricidad que, seguramente, no podrán evitarse en 2008. El presidente de Red Eléctrica, Luis Atienza, advirtió de que si en estos momentos se produjera una caída de la línea Vic-Juià, el tendido principal que alimenta la provincia, podría desencadenarse "un apagón de varias horas o de varios días".

El consejero Valls y Atienza participaron ayer en una mesa redonda celebrada en la Cámara de Comercio de Girona que llevaba por título La necesidad de la línea Sentmenat-Bescanó: problemas actuales de suministro y evolución de crecimiento económico. Consecuencias del retraso.

Valls aseguró que la Generalitat "asume la precariedad" y no descartó que, en caso de que se produzca un verano muy cálido y con mucha demanda energética, Girona pueda sufrir problemas de suministro. "Es la única provincia de España alimentada por una sola línea potente. Esta situación provoca inseguridad en el suministro", explicó. El consejero Valls anunció que este verano entregará al Ministerio de Industria el proyecto de trazado de la línea de 400.000 voltios entre Setmenat y Bescanó. Una vez que el proyecto de la polémica línea haya llegado al Gobierno central, éste podrá dar su aprobación definitiva. "La red actual no es suficiente para el futuro, por su falta de capacidad y de estabilidad", alertó. No obstante, Valls precisó que la actual prioridad del Gobierno no es la interconexión eléctrica con Francia, que supondría la continuación de esa misma línea de 400.000 voltios hasta la frontera. Luis Atienza, en cambio, aseguró que la conexión con la red europea es "la mejor garantía de seguridad".

Antón Costas, presidente del consejo asesor de Endesa, dibujó un panorama en el que la demanda creciente -el 4,75% anual- y el estancamiento de la oferta conducen a un déficit energético que debe corregirse con urgencia. Costas dijo que la sociedad catalana no es consciente de que el incremento de la calidad de vida depende de la electricidad. El directivo de Endesa aseguró que entre los años 2006 y 2008 las comarcas de Girona entrarán en situación de riesgo. "Es como si voláramos con un avión que sólo tiene un motor. Si falla, no hay solución. No hay líneas alternativas a las que recurrir para mantener el suministro si la que nos abastece tiene un problema", lamentó. Atienza precisó que esa contingencia podría ser un rayo, un incendio o lluvias torrenciales.

Jordi Valls explicó que, en caso de producirse un colapso energético por un pico de la demanda, el suministro podría caer varias horas, de ahí que se estén buscando también, junto con las principales empresas eléctricas, fuentes energéticas alternativas. Los problemas ocasionales de suministros deberán resolverse con grupos electrógenos, aunque Valls calificó esta opción de "parche", además de añadir que estos grupos "son muy caros". El consejero de Industria piensa que la solución está en las nuevas infraestructuras. Valls comparó la situación energética de Girona con la de Tarragona. Esta última, argumentó, tiene una industria potente que exige una base de suministro estable y elevada, mientras que Girona tiene una alta estacionalidad provocada por el turismo.

Valls advirtió de que Cataluña debe reducir su dependencia energética y necesita interconexiones fuertes. "La combinación de dependencia y aislamiento puede ser muy negativa para Cataluña", afirmó. Paralelamente, defendió el fomento del uso eficiente de la energía y medidas que eviten el despilfarro energético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2006