Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos imputados en el 'caso Terra Mítica' dan al juez detalles de la trama de facturas

Ambos denunciados declaran que aceptaron prestar el nombre a sociedades a cambio de trabajo

Siete de los 31 imputados en el caso Terra Mítica comparecieron ayer ante el juez instructor. Uta Scheerbarth, médica y relacionada con la mercantil Mecanizados de Levante (una de las 20 empresas denunciadas, entre las que está Terra Mítica), y Pedro Belén Álex, que figura como gerente de Ximo Dual, SL, decidieron hablar. A las preguntas de las partes, reconocieron que participaron en la creación de las respectivas sociedades a cambio de trabajo, que fueron a firmar ante un notario y que nunca volvieron a saber de una actividad económica que creyeron que no había existido nunca.

Uta Scheerbarth, alemana, trabaja en un ambulatorio. En 1989, conoció a través de su marido, cirujano, a Emilio Muñoz (padre de Emilio Muñoz Mateo, imputado en la causa por defraudación a la Hacienda Pública de 4,4 millones que investiga el juzgado de instrucción número tres de Valencia y en el que están implicadas 20 mercantiles, entre ellas Terra Mítica). Scheerbarth accedió a participar en la creación de una mercantil, junto a la cuñada de Emilio Muñoz, porque, según fuentes del caso, entonces no tenía trabajo estable y aún no había podido homologar su título médico. En el acto de la constitución de la empresa firmó poderes en favor de Emilio Muñoz Mateo, administrador único de las sociedades Mecanizados de Levante y Mecanizados Muñoz.

Scheerbarth afirmó en la sala que nunca más supo nada de la empresa, que nunca le facilitaron el trabajo prometido y que nunca supo que en su nombre se estuviera realizando actividad alguna. Mecanizados de Levante aparece en los hechos denunciados por la fiscalía de Valencia como proveedora de Altos de Carrichal, entre las que existe un intercambio de facturas en el ejercicio 2000 que sirvieron para justificar pagos por servicios realizados a Terra Mítica por otras firmas y que no se hicieron.

Un testimonio similar fue el que ofreció a Pedro Belén Álex. Su nombre aparece en la causa porque figura como gerente de Ximo Dual, SL. Belén Álex relató ante el juez instructor que fue en 1998 cuando accedió a formar una sociedad junto a José Luis Rubio y Javier Alós, imputados también en la causa y que el jueves comparecieron ante el juez y decidieron acogerse a su derecho a no declarar. Los oficios de todos ellos les pusieron en contacto en Paterna (población del área metropolitana de Valencia). Pedro Belén había tenido un accidente y se encontraba sin empleo. En su testifical aseguró que lo único que supo desde el principio fue que figuraría como gerente, pero que entendió que quedaba desvinculado al firmar unos poderes en favor de Rubio y Alós. La firma Ximo Dual, SL, aparece en la documentación de la investigación relacionada con Gribal, SA, a través de facturas datadas en 2001 por servicios inexistentes que se repercutieron a Terra Mítica y que sirvieron para hinchar facturas y defraudar a Hacienda.

Administradores únicos

Los únicos dos imputados que han decidido responder ante el juez desvelaron ayer parte del mecanismo de activación de sociedades que con escasa o nula actividad giraban o aceptaban facturas sobre servicios no realizados y de cuyo trasiego no tenían conocimiento quienes figuraban como administradores únicos.

El resto de imputados citados guardó silencio. Antonio Vicente Moreno Carpio hizo aparición minutos después de las 9.00. Su nombre aparece en la causa como representante de la mercantil Altos del Carrichal, a la que se imputa un fraude de 143.904 euros. Y es, además, el empresario que en unas grabaciones realizadas por dos diputados autonómicos socialistas afirmó que en la cadena de contrataciones para la ejecución de las obras de Terra Mítica se pagaron comisiones al también empresario Vicente Conesa, imputado igualmente en la causa, y que supuestamente le dijo que parte de ese dinero se entregaba al portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana. Pero Antonio Vicente Moreno Carpio ayer se acogió a su derecho a no declarar. Dijo que no conocía la documentación de la que se desprenden las acusaciones.

No fue el único. Sus dos hermanos, Jesús Felipe y Juan Carlos Moreno Carpio, Emilio Muñoz Mateo y Ginés Avilés (también vinculado a Altos del Carrichal) hicieron lo mismo. El juzgado citó para los días 26 y 27 a los ex directivos del parque: Luis Esteban, Miguel Navarro, Antonio Rincón y Miguel Izquierdo. El juzgado busca aún el paradero de José Herrero García, el otro empresario que figura en las grabaciones que denuncian pago ilegal de comisiones. Y está pendiente de declarar el empresario Francisco Escoto, de Excavaciones Escoto, acusado de fraude de cerca de 800.000 euros y a quien el juzgado reclama un certificado de la enfermedad que aduce para no ir a testificar y así poder tomarle declaración en su casa.

El juzgado abrió estas diligencias, por segunda vez, hace un mes, por defraudación a la hacienda pública, falsificación en documento mercantil y alteración contable; el jueves pasado el juez añadió el de estafa tras recibir el contenido de las grabaciones que denuncian el pago de comisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006