Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad cierra en 4.000 las plazas de la OPE frente a las 8.000 que reclaman los sindicatos

La oferta pública de empleo incluye un aumento de la plantilla estructural de 300 personas

El Servicio Vasco de Salud advirtió ayer a los sindicatos de que su última oferta para resolver el conflicto que les enfrenta consiste en la convocatoria de una OPE de 4.000 plazas. Esta cifra queda lejos de las 8.000 que las centrales consideran necesarias para resolver la sobrecarga laboral que sufren los trabajadores, especialmente en la atención primaria. Según Osakidetza, las 8.000 plazas que reclaman los sindicatos resultan "inalcanzables". Su compromiso es estudiar la carga de trabajo de algunas áreas, como las urgencias hospitalarias, y dotarlas del personal necesario.

El director de Recursos Humanos de Osakidetza, José Andrés Blasco, aseguró que la oferta pública de empleo (OPE) de 4.000 plazas es el último esfuerzo que puede hacer el Gobierno para contentar las demandas sindicales y que cualquier exigencia que vaya más allá es "materialmente imposible" satisfacerla. El caso es que esta OPE, que será la mayor de la historia de la Administración autonómica y puede doblar incluso a la segunda por importancia, apenas servirá para crear empleo neto, a pesar de su dimensión. En la convocatoria saldrán todas las plazas vacantes existentes hasta el 31 de diciembre de 2005, las resultantes del concurso de traslados, las de promoción interna y las de nueva creación, que servirán para aumentar la plantilla estructural. Éstas ascienden a 300, tanto de atención primaria como hospitalaria.

Para lo que sí servirá la OPE es para dar estabilidad a la plantilla, una de las reivindicaciones sindicales. Tras ella, el 95% de los casi 23.000 trabajadores de Osakidetza será fijo. Para compensar el desfase entre las reclamaciones sindicales de 8.000 plazas y las 4.000 que se ofertan, Blasco anunció otros dos compromisos del Servicio Vasco de Salud. Por una parte, el estudio de las áreas más saturadas de trabajo, para comprobar qué dotación extra de personal necesitan. Blanco afirmó que Osakidetza asumirá el resultado de ese estudio, que puede ser realizado por una agencia externa, y completará el personal allí donde haga falta.

Rebajar la tensión

Por otro lado, Sanidad está dispuesta a convocar una nueva OPE en 2008 con las plazas que vayan surgiendo con la creación de nuevos servicios (como los hospitales de Mondragón y Gernika). En cualquier caso, esta segunda OPE sería de una magnitud muy inferior y, previsiblemente, no superaría las 500 plazas.

Blasco confía en que estas propuestas sirvan para reconducir "la tensión" que se vive en Osakidetza, donde los sindicatos ELA, SATSE y ESK han anunciado medidas de protesta que en la práctica implican una huelga de celo. Las tres centrales pretenden "optimizar" el tiempo de trabajo para dar prioridad a "la atención de calidad". Es decir, que dedicarán más tiempo a los pacientes, con lo que puede llegar un momento en que se colapsen algunos servicios que tienen mayor demanda o una plantilla más ajustada.

Aparte de la OPE, que se convocará en julio y cuyos primeros exámenes podrían celebrarse en diciembre, Osakidetza han planteado una segunda propuesta al sector de enfermería, uno de los más beligerantes con la política del Departamento de Sanidad, para desarrollar su carrera profesional. Esta nueva propuesta contempla un aumento del complemento específico con relación a su planteamiento inicial, que se traduciría en un aumento de las retribuciones de este colectivo, el mayor de Osakidetza con 6.500 personas, de entre el 4,7% (1.200 euros al año) para el nivel 1 y el 23,57% (6.000 euros) para el 4. De aceptarse, estas subidas se añadirían al incremento salarial general de este año (3%) y "volverían a situar a la enfermería de Osakidetza en el nivel salarial más alto del Estado, con una jornada de 35 horas semanales", enfatizó Blasco.

Además, el Gobierno ha autorizado al Servicio Vasco de Salud a explicitar el firme compromiso de aumentar las inversiones con el fin de dotar de más camas y ampliar servicios de urgencia, quirófanos y centros de salud. Hasta aquí llega el margen de maniobra del que actualmente dispone Osakidetza. "Hemos tratado", indicó el director de Recursos Humanos, "de atender las necesidades más importantes de estabilidad e incremento de plantilla y de inversiones, frente a otras demandas de un carácter más específicamente salarial".

El objetivo ahora es volver a reunirse por separado con los seis sindicatos que tienen representación en la mesa sectorial para afinar más en los planteamientos y después convocar este foro con todos para cerrar de una manera definitiva la propuesta.

Demanda del SATSE

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha demandado en los tribunales al Hospital de Galdakao por incumplir los servicios mínimos en varias áreas del centro durante las jornadas de huelga en Osakidetza convocadas por esa central junto a ELA y ESK los pasados 19 y 22 de mayo. Según el SATSE, el objetivo de la dirección del hospital ha sido "minimizar" los efectos de los paros y "distorsionar" su seguimiento.

La orden de servicios mínimos establecía que para los centros hospitalarios serían cubiertos con el mismo personal de un día festivo. Sin embargo, el SATSE asegura que el gerente del hospital vizcaíno decidió designar para el banco de sangre a otra trabajadora más.

Recuerda que las áreas de extracción de sangre y radiología debían permanecer cerradas, pero los supervisores de ambos servicios los abrieron y ellos mismos efectuaron las extracciones, sustituyendo así a los trabajadores en huelga. "Osakidetza es reincidente en la vulneración del derecho a la huelga", se queja el Sindicato de Enfermería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 2006

Más información