Edival lamenta la escasa disponibilidad de suelo para construir vivienda protegida

La constructora valenciana factura 118 millones de euros y obtiene un beneficio de 16,3

El Grupo Edival (Edificios Valencia), propiedad de la familia Puchades, cerró 2005 con una facturación de 118 millones de euros como resultado de la entrega de 562 viviendas de nueva construcción y obtuvo un beneficio neto de 16,3 millones de euros, el doble que el año anterior. Manuel Puchades, presidente del grupo, subrayó ayer el interés de la empresa por la promoción de vivienda protegida, aseguró que "apuesta" por destinar a VPO el 40% de la producción del grupo, pero lamentó: "No es fácil conseguir suelo apto para construir vivienda de protección".

El "desarrollo de suelo", una tarea que exige entre cuatro o cinco años previos a la efectiva construcción de vivienda es la clave del negocio inmobiliario, según reiteró Francisco Soler, director general de Edival, en rueda de prensa.

El crecimiento de los beneficios de la promotora respecto al ejercicio anterior tiene una explicación sencilla, se trata de "recoger el esfuerzo de una inversión acometida hace seis años", explicó Soler.

Edival mantiene la misma estrategia en la actualidad. En 2005 facturó 118 millones de euros por la venta de 562 viviendas, pero compró suelo por valor de 150 millones de euros. Como resultado, el grupo dispone de suelo capaz de albergar hasta "718.000 metros cuadrados de techo", el equivalente a unas seis mil viviendas. Sobre el total, 135.000 metros cuadrados corresponderían a unas 1.300 Viviendas de Protección Oficial (VPO).

Puchades subrayó el interés de Edival por la vivienda protegida. En 2005, sobre 562 viviendas entregadas, un 20% fueron VPO. "Edival es la compañía que más VPO ha hecho en 2005", afirmó Soler, esencialmente en los alrededores de Valencia. Las previsiones para 2006 pasan por elevar hasta un 25% la cuota de viviendas protegidas sobre una estimación de entrega de un total de 760 viviendas. "La apuesta es llegar a un 40% de VPO", insistió Puchades. "El beneficio por vivienda no es el mismo que en la construcción de vivienda libre pero la venta está asegurada", explicó su director general. De hecho, las escasas VPO disponibles en territorio valenciano se sortean. Además, el número de viviendas compensa por volumen la posible merma de beneficios.

La nueva Ley Urbanística Valenciana, cuyo reglamento acaba de aprobarse, debería "favorecer la vivienda de protección", según el director general de Edival. Pero "toda nueva ley exige ponerla en práctica, conocerla", para estimar su eficacia, añadió.

Estudios del Ministerio de Vivienda previos a la elaboración de una nueva Ley del Suelo de ámbito estatal apuntan que seis grupos promotores controlan la inmensa mayoría del suelo de expansión disponible en torno a la ciudad de Madrid, según el diario Cinco Días. Pero Edival ha logrado abrirse un hueco en torno a la capital, dispone de suelo para construir unas 2.200 viviendas en la Comunidad de Madrid y, de hecho, "la base de la empresa ya no está en Valencia", sentenció Puchades.

Soler, por su parte, desestimó la posibilidad de que se pudiera producir en Valencia una concentración semejante del suelo disponible para la expansión de la zona metropolitana. "Las fincas en Madrid han sido históricamente enormes en comparación con el minifundio habitual en la Comunidad Valenciana", sugirió.

La promotora prevé una inversión de 163 millones de euros en nuevas reservas de suelo a lo largo de 2006 para cerrar el ejercicio con una edificabilidad potencial de 853.000 metros cuadrados, la cuarta parte, apto para construir VPO.

El negocio se concentra en la construcción de primeras residencias (80%) y el 20% corresponde a viviendas de playa o segundas residencias, un sector que empieza flojear, según los responsables de Edival. El desarrollo y promoción de suelo terciario, para centros comerciales, o industrial no entra en la estrategia de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50