Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TANGO

Pasión

Tango instrumental de cámara. Hay grupos que rastrean en el tango arrabalero y canalla de los albores del siglo XX y otros que andan empeñados en proyectarse hacia un incierto futuro a través de la electrónica. El Ensamble Nuevo Tango se mira en Piazzolla. Así de claro: incluso sin bandoneón.

Tocaron Fuga y misterio o 500 motivaciones, cuyo manuscrito original se lo regaló Astor Piazzolla, una tarde de hace 20e años en Buenos Aires, al grupo de entonces de Fernando Egozcue. Sonaron los claroscuros del Otoño porteño, una de las cuatro estaciones del maestro, y Adiós Nonino, que días antes habían tocado en la misma sala Tomatito y Michel Camilo. La música de Piazzolla, densa y apasionada, exige rigor y virtuosismo, pero en esos descansos que son pura nostalgia ¡cuidado con no sentirla! El ENT supera la prueba con nota alta.

Ensamble Nuevo

Tango Fernando Egozcue (guitarra), Ezequiel Lezama (oboe), Miguel Rodrigáñez (contrabajo), Laura Pedreira (piano), Rafael Herrador (violín), Víctor Gil (chelo) y José San Martín (percusión). Galileo Galilei. Madrid, 22 de mayo.

La escritura de Egozcue en obras como Ruegos y preguntas o Manu tiene reminiscencias de consort inglés, del grupo Oregon, Pat Metheny o Río de Janeiro. Contrabajo, percusión y guitarra ofrecieron una visión contemporánea de El choclo, tango milonga tradicional. El Ensamble Nuevo Tango, septeto hispano-argentino afincado en la ciudad, es un auténtico lujo para Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2006