_
_
_
_
La estafa en la inversión filatélica

Sanidad pidió sin éxito en 2004 auxilio a Economía para que sus inspectores controlaran a las filatélicas

Una vez que la supervisión de la llamada inversión en bienes tangibles (los sellos entre otros) pasó a la órbita del Ministerio de Sanidad y Consumo, los técnicos eran conscientes de su talón de Aquiles: las competencias de Consumo están transferidas a las comunidad autónomas. "Una cosa es enviar a un inspector de consumo de una comunidad autónoma a supervisar un mercado de abastecimiento o investigar la venta de electrodomésticos, por así decir, y otra muy diferente dejar en manos de ese inspector la vigilancia de una inversión de dinero, en este caso en operaciones con garantía de sellos", explicó un técnico conocedor de los debates. "Los inspectores de consumo no saben hacer valoraciones, no están en condiciones de examinar una auditoría ni de poner sanciones", añadió.

Más información
Rato y Solbes se acusan mutuamente de no regular el mercado de las filatélicas

Precisamente por estas dificultades, Sanidad y Consumo tomó contacto, en los dos primeros meses de 2004, antes de la entrada en vigor de la nueva ley, con el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), dependiente del Ministerio de Economía, a fin de solicitarles auxilio técnico en la evaluación de las auditorías. La respuesta, según las fuentes consultadas, fue negativa. El ICAC ofreció formar a inspectores del Ministerio de Sanidad y Consumo, pero alegó que no estaba entre sus funciones dar auxilio técnico a un departamento en sus funciones de supervisión. "Pero cuando tienes una bomba de relojería, ésta no espera a que un inspector aprenda a leer los informes de auditoría", señaló otra fuente.

Fuentes bancarias consultadas señalan que las instituciones que podían intervenir para prevenir el escándalo decidieron mirar hacia otro lado y evitar hacerse cargo de una labor que siempre es antipática y molesta y generadora de tensiones. Unos por otros -autoridades e instituciones- y la casa sin barrer.

"Está claro que el Banco de España, por ejemplo, se quitó de enmedio. Pero la pregunta capital es la siguiente: ¿no podía sancionar y exponer ante el público a aquellos que como Afinsa-Fórum invadían una actividad de captación masiva de ahorro que el Banco de España regula?", se pregunta un financiero con larga experiencia en la supervisión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_