Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gripe aviar ya ha causado este año más muertes que en 2005

La UE anuncia que el peligro volverá a Europa con las migraciones de aves en otoño

En lo que va de año el número de víctimas mortales de la gripe aviar (44) ya supera al total de 2005 (41). Los últimos casos han sido cinco fallecidos en Indonesia, según ha confirmado una portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cambio, en Europa la presencia del virus H5N1 en animales se ha reducido en las últimas semanas, por lo que la UE no espera que vuelva el peligro hasta las migraciones de aves salvajes del próximo otoño.

Las últimas víctimas de la gripe aviar han vuelto a situar el riesgo en Asia suroriental, la región de donde es originario el virus H5N1 que desde 2003 ha creado la alarma. Indonesia se confirma como el país más afectado este año (al menos 21 casos, de los que 19 han fallecido), según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En números absolutos, el país más golpeado por la epidemia ha sido Vietnam (93 casos y 42 muertes), pero este país, igual que Tailandia, no ha registrado infecciones este año.

La epidemia entre animales parece imparable en la región. Ya ha llegado a la isla de Papúa, en el extremo oriental de Indonesia. En la última semana la Organización Mundial de Salud Animal (OIE en inglés) ha reconocido nuevos brotes en Camboya.

Los casos de Indonesia han reabierto el temor a que se haya producido una mutación que facilite que el virus se transmita entre personas. Los cinco fallecidos pertenecen a un grupo de al menos ocho enfermos, todos ellos relacionados. Pero lo más sorprendente es que se han dado en un plazo de más de una semana, y en una ciudad (Kubu Simbelang, al norte de Sumatra) en la que, de momento, no se han detectado animales enfermos. Las autoridades sanitarias indonesias y la OMS están investigando si el foco está en algún animal salvaje o doméstico no declarado, o si se trata de un virus que haya viajado con alguna persona desde alguna de las regiones más afectadas del país.

Otro aspecto que preocupa es que algunos estudios realizados por médicos de la sede en Hong Kong de la Universidad de Oxford han encontrado virus en las heces de algunos pacientes. Ello podría significar que el H5N1 está aprendiendo a infectar a las personas por una vía distinta a la respiratoria, como el agua. Pero también podría deberse a que alguno de los enfermos hubiera ingerido sangre sin cocinar de animales enfermos.

En cambio, el peligro del H5N1 parece haberse alejado de Europa (quedan focos activos en Rumania y otros tipos de virus en Alemania y Reino Unido). El caso más cercano que se ha dado este mes ha sido una niña enferma en Yibuti, en el extremo oriental de África. Expertos reunidos en Estocolmo, sede del Comité de Control de Enfermedades Europeas (ECDC), afirmaron ayer que la época más peligrosa parece haber pasado de momento.

En contra de lo que se esperaba, las aves migratorias del oeste de África (Nigeria, Níger, Camerún y Costa de Marfil han registrado casos) no han traído el virus a Europa. "Ahora el número de casos en animales, al menos en la región europea, ha disminuido. Esto quiere decir que las aves migratorias ya han pasado, pero tenemos que estar preparados para cuando vuelvan en otoño", ha dicho la directora del ECDC, Zsuzsanna Jakab. "Pienso que tendremos que aprender a vivir con esta situación. En primavera y otoño los pájaros viajan, y habrá casos de gripe aviar", señaló durante una reunión mantenida con expertos de la UE, la OMS y representantes de 48 países.

El director regional para Europa de la OMS, Marc Danzon, afirmó que bastaba con echar un vistazo al mapa para ver que los casos de H5N1 se habían dado en la ruta de las aves migratorias. "Las aves salvajes y la infección están siguiendo la misma ruta. Hay altibajos, pero no hace falta ser un adivino para predecir que volverán", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006