Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores de la UPV presionan a Educación con dos nuevos días de huelga

Los sindicatos con representación en la UPV (CC OO, STEE-EILAS, ELA, LAB, UGT y CSIF) calibrarán hoy y mañana si el profesorado mantiene el apoyo a sus reivindicaciones de aumento generalizado de las retribuciones. Las centrales han convocado de nuevo a la huelga a los 4.200 profesores de la universidad pública con la esperanza de repetir el éxito de la celebrada el pasado 29 de marzo, con un grado de seguimiento del 90%, y acuciar así al Departamento de Educación del Gobierno vasco y al Rectorado en su exigencia de una apertura "real" de la negociación sobre el sistema retributivo.

Tras el fracaso de la reunión con la viceconsejera de Universidades, Ibone Amezaga, y representantes del Rectorado celebrada a finales del mes de abril en Vitoria, las organizaciones sindicales han insistido en que no cejarán en su empeño y en sus movilizaciones hasta lograr sus objetivos. En distintos comunicados han anunciado su intención de llegar "hasta el final" y han advertido a la consejería dirigida por Tontxu Campos de que "está jugando con fuego", avisos que cobran especial relevancia cuando quedan dos semanas para el inicio de los exámenes finales.

Las reclamaciones que centran el enfrentamiento y condicionan la negociación entre centrales, departamento y Rectorado se basan en tres ejes: paralización del proyecto de decreto para regular los polémicos complementos de productividad -que ya arrastra una demora de más de un año-, aumento generalizado del salario del profesorado e inclusión de este incremento en el sistema retributivo general, desvinculado de disponibilidades presupuestarias.

La postura del rector, Juan Ignacio Pérez, la pasada semana, al apoyar el pronunciamiento institucional del consejo de Gobierno de la UPV que exige el "mayor esfuerzo a las tres partes", y sus declaraciones en las que expresó su "certeza" de que se alcanzaría en un plazo razonable una solución, ha generado expectativas, pero también recelos, entre los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 2006