Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 'caso Marbella'

108 expertos en urbanismo piden que se controle la masificación

Un total de 108 profesores universitarios, expertos en urbanismo, arquitectos y geógrafos de prestigio presentan hoy, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, un manifiesto en el que reclaman mayor control sobre el urbanismo desbocado que vive España. El manifiesto por una nueva cultura del territorio considera que "la urbanización masiva y sobre terrenos no siempre adecuados es muy preocupante". Añade que esta urbanización tiene "consecuencias ambientales y paisajísticas muy negativas", y "consecuencias perniciosas para la calidad de vida de los ciudadanos". Además, "puede comportar efectos preocupantes para el equilibrio del sistema financiero y la actividad económica". Por todo, los firmantes reclaman al Gobierno que entre en la gestión del territorio y no lo deje todo en manos de las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

El texto está auspiciado por el presidente de la Asociación de Geógrafos Españoles, Rafael Mata, el presidente del Colegio de Geógrafos, Alexandre Tarroja, y arquitectos urbanistas y juristas como Luciano Parejo, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III y rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Entre los firmantes también se encuentran el presidente del Colegio Superior de Arquitectos, Carlos Hernández Pezzi, responsables de planeamientos urbanísticos, como el jefe de Urbanismo de Castilla y León, Ángel Marinero, y biólogos como Miguel Delibes.

El manifiesto dice que el urbanismo se hace de forma opaca, que a menudo acaba en corrupción política, y que "prevalecen los intereses de los agentes urbanizadores" frente al bien común; y añade que, de mantener el actual ritmo de construcción "de grandes beneficios privados", vendrán largos periodos de "costes ambientales, económicos y sociales".

Cambiar la Ley del Suelo

No por urbanizar más, mejora la economía de una zona. "Un territorio bien gestionado constituye un atractivo económico", ya que "disponer de un entorno de calidad" confiere "valor añadido" a los servicios turísticos. Las zonas de costa más urbanizadas ven cada año cómo disminuye su atractivo turístico debido a la masificación.

Los expertos reclaman al Gobierno y a las Cortes que no se desentiendan, y dicen que respetando la Constitución, que da las competencias en urbanismo a las comunidades y los ayuntamientos, el Estado puede controlar, a través de la planificación de las obras públicas y el agua, el crecimiento del urbanismo. Y piden que cambie la Ley del Suelo de 1998, "según la cual la vocación esencial del suelo" es ser urbanizado. Éste tiene "valores ecológicos, culturales y patrimoniales que no pueden reducirse al precio del suelo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de mayo de 2006