Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Medio siglo curando

El hospital Carlos Haya es hoy la mayor empresa malagueña, con 5.100 empleados y 41.400 ingresos anuales de media

La peculiar voz de Matías Prats, locutor del No-Do, ensalzaba el duro programa de actos que una mañana de la primavera de 1956 aguardaba al general Francisco Franco. Era la mañana del 30 de abril y Franco se encontraba en Málaga para presidir las inauguraciones de varios centros e instituciones, entre ellos, la Casa Cuna, la Casa de la Cultura, el Parador de Golf y el hospital Carlos Haya, que aunque ya llevaba varias semanas funcionando aguardó tan ilustre visita para darse por inaugurado. Diseñado por Enrique Alemán, este centro sanitario fue saludado en la prensa del Movimiento como "un avance" de la técnica científica contemporánea. Y no era para menos. Su diseño innovador, sus nueve plantas de altura, los incontables servicios que ofertaba y sus 300 camas lo convertían, sin duda, en un baluarte sanitario para la época.

Este episodio del No-Do lo recuperaron el pasado miércoles los organizadores del acto institucional con el que se conmemoró el 50 aniversario del hospital Carlos Haya. Cientos de profesionales que estuvieron o están vinculados a este centro sanitario disfrutaron de varios encuentros en los que se recordó la historia de este coloso de la salud y se aventuró un futuro muy propicio dada la cantidad de proyectos y programas en los que el Carlos Haya participa e incluso innova. Hoy día, este hospital forma parte de un complejo que además incluye al Materno Infantil, el hospital Civil, Ciudad Jardín y el Centro de Alta resolución de Especialidades (CARE).

La actividad frenética que se desarrolla entre sus paredes queda reflejada en las estadísticas del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y en la propia base de datos del centro. Así, en los últimos 20 años, en el Carlos Haya han ingresado alrededor de 800.000 personas que han generado más de 7.300.000 estancias, se han realizado más de 10 millones de consultas y más de 400.000 intervenciones, se han atendido cerca de cinco millones y medio de urgencias y entre sus paredes han visto la luz 146.000 niños.

Estas cifras reflejan el nivel de desarrollo de las infraestructuras de este complejo, que cuenta con 1.200 camas, registra una media anual de 41.417 ingresos y realiza unas 38.500 intervenciones al año. También su plantilla ha aumentado, de tal forma que sus 5.100 empleados lo convierten en la primera empresa malagueña.

Reforma

La Junta va a destinar 38 millones de euros en su reforma hasta 2010, según anunció la consejera de Salud, María José Montero, durante el acto institucional de conmemoración del medio siglo de vida del centro. Así, para finales del próximo año está previsto que concluya la unión de los pabellones A y B del Carlos Haya, unión de las dos alas del centro que permitirá agrandar las áreas de atención sanitaria. A dos años vista, el plan de reforma de este hospital incluye dotarlo de cinco consultas más de urgencias.

Por su parte, en el Materno Infantil se acometen las obras de ampliación de las urgencias pediátricas, que contarán con cuatro consultas más a finales de 2006. También está previsto abrir una quinta planta de pediatría, que contará con 21 nuevas habitaciones individuales.

Pero si por algo se ha hecho famoso el Carlos Haya fuera de Málaga es por sus innovadores programas médicos y científicos. Su unidad de trasplantes ha salvado la vida a más de 20.000 enfermos desde su creación en 1978. El pasado año, el Carlos Haya fue el tercer centro de Andalucía en número de trasplantes de órganos efectuados, con 139 intervenciones. De ellos, 92 fueron de riñón, 40 de hígado y siete de páncreas. También en su haber cuenta con ser el centro sanitario español donde por primera vez se realizó un trasplante de islotes pancreáticos para tratar la diabetes y mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad. Otro programa exclusivo en la sanidad pública andaluza se desarrolla en este hospital: las operaciones de cambio de sexo. El hospital Carlos Haya realizó en 2005 un total de 29 operaciones de este tipo, frente a las 19 llevadas a cabo en 2004. Otro campo en el que es referente mundial es en el estudio de mecanismos inmunológicos involucrados en las alergias de fármacos gracias a la labor de su Servicio de Alergología, que cuenta con 20 años de experiencia.

Precisamente porque estos y otros muchos programas le han dado prestigio internacional, el hospital Carlos Haya va a mantener finalmente su nombre. La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha adoptado una solución salomónica para zanjar una polémica desatada cuando el Consejo Provincial de Salud decidió, a iniciativa del diputado de IU Antonio Romero, sustituir el nombre actual de Carlos Haya por el de Blas Infante. Según éstos, el hospital no debía llevar el nombre de este aviador bilbaíno que llegó a ser piloto oficial del Franco y compañero del comandante García Morato. La solución ha sido salomónica ya que Carlos Haya mantendrá su denominación y el complejo sanitario del que forma parte tomará el de Blas Infante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de mayo de 2006