Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de los hechos como prioridad del periodista

En un mundo en el que las fronteras entre información y opinión cada vez parecen más frágiles, la defensa de los hechos tiene que ser la prioridad del periodista. Así lo afirmaron unánimemente ayer los participantes en el debate ¿De quién son las noticias? Una perspectiva global sobre quién hace las noticias y por qué, celebrado en Nueva York dentro del festival internacional literario PEN Voces del Mundo.

El consejero delegado del grupo PRISA y miembro de la Real Academia Española Juan Luis Cebrián, afirmó que la labor del informador debe estar "centrada en los hechos y en contrastar los datos". En un momento en el que los gobiernos cada vez exigen más responsabilidades a los informadores, recordó que hoy "la redacción más grande del planeta es el servicio secreto estadounidense, donde se construyó la ficción de la existencia de las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein. Y aunque los hechos han demostrado que aquello era una gran mentira, en Estados Unidos aún hay personas que lo siguen creyendo". En el mismo sentido recordó que en España, tras los atentados del 11-M, el Gobierno del presidente Aznar trató de hacer creer que los ataques fueron obra de la banda terrorista ETA, "pese a que todas las pruebas demostraban lo contrario y dos años después, eso es aún tema de debate en España".

La publicación de las viñetas de Mahoma por un diario danés volvió a ser tema de debate y el anuncio reciente del Gobierno británico de querer legislar contra la blasfemia religiosa llevó a Cebrián a asegurar: "Los periódicos tenían el derecho a publicar las viñetas, al margen de si se equivocaron o no, y los gobiernos nunca deberían llegar a tener el derecho a prohibirlo".

Junto a Cebrián también participaron en el debate Adam Michnick, ex director del primer diario independiente polaco Gazeta Wyborcza, el subdirector del Corriere della Sera Gianni Riotta y la periodista y escritora Asne Seirstad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006